Redes

sábado, 12 de julio de 2014

Desnudo recostado de François Boucher

Desnudo recostado de François Boucher (1751)




Este François Boucher era un atrevido. En 1751 hizo posar desnuda a una de las favoritas de Luis XV, rey de Francia,  de una forma muy poco decorosa para una jovencita de 14 años.
No me gusta mucho como pintor pero tengo que reconocerle que realizó la obra más atrevida, sensual y erótica en la historia del arte. El “desnudo en reposo” es algo más que el cuerpo de Louise O'Murphy en actitud de relajo y Boucher fue mucho más que un artista “que gustó del estilo galante, propio de la época rococó”.

Por Rubén Reveco, licenciado en Artes Plásticas

La inocencia perdida                                                                                                               
Se imaginan ustedes a François diciéndole a Louise mientras la representaba: “Mademoiselle, ¿podría abrir un poco más las piernas y levantar más los glúteos?”
Los antiguos libros de arte (cuando yo era un púber) cada vez que mostraban alguna pintura de Boucher recurrían al “Desnudo recostado” o al “Triunfo de Venus”, o a las dos. Creo que fue la primera vez que vi una imagen “pornográfica” sin censura; nunca me olvidé. Y de a poco fui comprendiendo que no basta con pintar un desnudo sino que es importante saber en qué actitud debería estar. Eso contribuye a entender porqué esa pintura activa ciertas fuerzas que tienen que ver con tiempos biológicos o con la inocencia ya perdida.
El arte -en definitiva- tiene la potestad de cruzar ciertos límites: de la sensual a lo erótico y de lo erótico a lo pornográfico sin tener que dar ninguna explicación para ello. Así ha sido y así seguirá siendo, por suerte.
 



Estudio preparatorio - 1751Carboncillo sobre papel.



Otra versión del mismo tema.

Diferentes versiones a través de los años









Obra de Gustavo Fabian Toniutti.




No hay comentarios:

Publicar un comentario