Redes

viernes, 11 de julio de 2014

Página de un cómic que no fue

Dibujando y escribiendo mis propias historietas


Por Rubén Reveco, licenciado en Artes Plásticas


Tengo recuerdos de niño muy claros copiando los dibujos de las revistas de historietas que mi madre me compraba cada semana (Mampato, Jinete Fantasma, Jinete Justiciero, Tarzán, etc.). Siempre fui un buen copista y los dibujos me quedaban bastante parecidos. A partir de ese ejercicio, incursioné en el guión (12, 13 años) y empecé a crear mis propias historias. Si la escena demandaba cuatro jinetes galopando por una pradera, buscaba en mis revistas el dibujo que se adaptara lo mejor posible a ese momento y lo copiaba. Así fui llenando cuadernos de dibujos, tantos que mi madre decidió guardarlos en una gran caja que había en una dependencia exterior de mi antigua casa materna. Resulta que un día entraron a robar y se llevaron la caja con esos "tesoros" que nunca más pude recuperar.
Pasaron los años y quise volver a dibujar un cómic moderno (ya no se llamaban "historietas") esta vez con un estilo de realismo mágico que más tarde desarrollaría en mis actuales pinturas. No pasé de la primera página. 
Hace un tiempo lo encontré en mi baúl de los recuerdos bastante deteriorado y para que no me vuelva a pasar lo mismo, lo escanee y lo público para compartirlo. Quizá no sea una gran obra, pero a pesar de los 20 años que han pasado, me sigue gustando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario