Redes

sábado, 12 de julio de 2014

La exquisita pintura de Tony de Wolf

 Cuatro cerámicas sobre una mesa

Tony de Wolf es un pintor nacido en Bélgica. Sus bodegones -tan simples- son un exponente contundente de lo que me gustaría poder plantearme como pintor. Si bien estos temas no me atraen mucho, me encanta esa “asepsia” que se aprecia en todas sus obras. ¿Por qué uno admira pintura que como artista nunca haría? Simplemente porque el que nace barroco nunca podrá ser clásico y viceversa. Así ha sido a través de la historia del arte y lo seguirá siendo.




Toda la obra de Tony de Wolf -que reconoce influencia de Willem Claesz (1594-1680), Willem Kalf (1594-1680) y del italiano Giorgio Morandi (1890-1964)- está en una etapa de maduración plena, todas sus pinturas tienen un sello que las caracteriza y tienen que ver la elección temática (cerámicas como modelo), la luminosidad, la simplicidad y la armonía cromática. Más no se puede pedir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario