Redes

lunes, 14 de julio de 2014

Zdravko Ducmelic: “Yo amo a Borges”


En la vida hay personas que influyen de una manera casi imperceptible, pero dejan huellas y de esa forma te marcan un rumbo.


Por Rubén Reveco, licenciado en Artes Plásticas


Aniversario del nacimiento de Borges

Entre 1976 y 1978 estudie en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza, Argentina) y tuve como profesor de pintura a un croata llamado Zdravko Ducmelic (1923-1989). Recuerdo que nos burlábamos un poco por su castellano trabado y por momentos incomprensible y, en especial, por la pasión incondicional que sentía por Jorge Luis Borges. En una oportunidad un compañero de facultad le hizo una caricatura que en la remera decía “Yo amo a Borges”.





Tanto fue así que su mejor obra la hizo inspirada en la también mejor obra de Borges  (“Las ruinas circulares”, 1944, “El inmortal”, “El Aleph, 1949).  Eran esos extraños cuentos los que mejor se adaptaban al estilo sombrío y desolado de Ducmelic. Fue el gran ilustrador de la obra del escritor argentino.


Zdravko Ducmelic junto a una de sus obras.

En diciembre de 1978 me vi en la obligación (por mi nacionalidad de origen) a regresar a Chile porque nuestros gobiernos militares estaban muy dispuestos a una guerra fratricida y estúpida. Se pudo evitar, pero para entonces me había trasladado a la Universidad de Chile, de Santiago, para continuar con mis estudios. Ahí conocí a una profesora argentina de estética llamada Margarita Schultz, otra fanática de Borges.


En Argentina había visto los cuentos de Borges gracias a la pintura de Ducmelic (un croata) y en Chile los pude leer gracias a una profesora argentina que nos enseñó donde podíamos descubrir belleza a pesar de un mundo sombrío y desolado.


Todos a su manera influyeron en mí y en lo que años más tarde se insinuaría como un proyecto de pintura propio. Ellos hicieron su parte y el resto sigue siendo mi responsabilidad. Lo claro que quedó de todo esto es que yo también aprendí a amar a Borges.


  

Nota de la Redacción: 

Artículo recuperado del blog Resistencia Realista

Publicado el 24 de agosto de 2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario