Redes

jueves, 14 de agosto de 2014

Adios a Kiss

Selección de las mejores portadas


“La revista mensual Comix Kiss Comix, referente del cómic erótico en España, cerró sus puertas tras casi 20 años de publicaciones con su último número, el 239.

Los progresivos cambios en los hábitos de compra y lectura que alejan a los lectores de los quioscos, siendo éste el principal canal de difusión de la revista, y la competencia de contenidos eróticos gratuitos en internet, han sido las causas principales del cierre de la revista.
El primer número de Comix Kiss Comix se publicó en octubre de 1991 con el ánimo de ser una publicación que celebraba y normalizaba el sexo en una sociedad como la española, que tras cuarenta años de dictadura, no vivía ni expresaba la sexualidad de una forma desacomplejada. La línea editorial de la revista ha preconizado un tratamiento lúdico e igualitario del sexo que rehuía los extremismos. 


El final del sexo dibujado

Corren malos tiempos (comerciales) para el cómic. Florecen las editoriales de novela gráfica pero desaparecen las revistas hechas en España, aquellos mensuales que conquistaron un hueco en los quioscos tras la muerte de Franco. Agosto ha visto el cierre por sorpresa de Comix Kiss Comix, el hijo calenturiento de la desaparecida El Víbora, cabecera legendaria de Ediciones La Cúpula.
En sus 20 años, Kiss publicó 239 números y abundantes álbumes. Se despide sin grandes aspavientos, con un breve texto de Rubén Lardín: "Sin dramas, eh. Aquí se acabó la fiesta pero seguro que hay otra en el piso de arriba. Las fiestas se suelen acabar cuando se van ellas, pero esta vez nos retiramos antes nosotros, rendidos".
José María Berenguer, responsable de La Cúpula, explica con humor que "ellas" son las cifras: "Kiss alcanzó ventas de unos 30.000 ejemplares y tuvo ediciones en otros idiomas, pero ahora habíamos caído hasta las 6.000 copias. Como no atrajimos publicidad ajena, las cuentas no salían. Alguna revista, como Eros Comix, repite historietas ya publicadas pero nosotros le debemos un respeto a los lectores".


Las razones del hundimiento parecen evidentes: "No es solo que ahora haya tanto porno gratuito en la Red; incluso nuestras revistas se pueden leer allí, en páginas de descargas piratas. Hicimos algún intento tímido de pararlo pero aquello era un rompecabezas, con empresas pantalla en no se qué país y servidores en otro continente. Incluso los abogados nos aconsejaron dejarlo correr".
El efecto Internet ha modificado aquella máxima del mundo editorial que dice "el sexo vende". En La Cúpula ya lo sospechaban: "En los últimos años de El Víbora, las portadas tenían un tono sexi pero eso no fue suficiente. ¿Un error? No sabemos, este no es un negocio que te permita encargar estudios de mercado. Y eran portadas técnicamente espléndidas".


Para Berenguer, el final de Kiss supone una decepción personal: "Apostamos desde el número uno por una sexualidad gozosa, sin culpabilidad y sin humillaciones para la mujer. De hecho, lo más agradable fue recibir cartas y emails de lectoras que nos animaban, que confesaban que solían leerla en compañía de novios o maridos. No digo que siempre estuviéramos a la altura de nuestros principios: comprábamos material muy fuerte de maestros extranjeros como el chileno Ferocius, el inglés Erich von Gotha o el argentino Francisco Solano López, que murió hace unos días".
Lo tienen peor los autores locales, añade Berenguer: "No pretendemos echarnos flores de descubridores de talento pero es cierto que muchos dibujantes españoles llamaron la atención a través de Kiss y luego terminaron en otros medios. Pienso en Paco Roca, premio Nacional del Cómic, o en Rubén del Rincón. Kiss les ofrecía una plataforma de experimentación narrativa y además les pagábamos. Siempre les quedarán los fanzines pero resulta más difícil profesionalizarse. Es una tragedia en un país donde siempre ha habido una gran cantera de dibujantes".

Fuente: diario El País.





Nota de la Redacción: 

Artículo recuperado del blog Resistencia Realista

Publicado el 14 de setiembre de 2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario