Redes

lunes, 4 de agosto de 2014

Dean Morrissey: Talento, trabajo e imaginación

Ilustración para el libro "La canción de Celestino". Sus trabajos están pletóricos de detalles que permiten al espectador adentrarse en un mundo de fantasía.

Dean Morrissey nació en Boston, Estados Unidos. No es un ilustrador típico. Cada trabajo suyo fascina tanto a niños como a adultos. "A veces una pintura sugiere otro reino, un lugar peculiar de máquinas, creaciones y personajes que pueden existir y funcionar sólo cuando la imaginación florece”, expresa.


Ha dibujado y creado personajes desde su infancia. De niño fue inspirado por las pinturas de Disney y los héroes de cómics, para luego, comenzar a interesarse por las obras de los grandes maestros, como Rembrandt, Vermeer, Pyle y N.C Wyeth.


"La canción de Celestino" (detalle). "¡Celestino se sentía colmado, colmado y rebosante de energía! y se estremeció con el inmenso poder de la energía".

Trabajó en una variedad considerable de empleos hasta que decidió pintar a tiempo completo hacia finales de 1970. En un comienzo como ilustrador freelance de portadas de libros para más de 15 diferentes editoriales en Nueva York y ganó numerosos premios. Es un artista autodidacta, y considera que las exigencias de la ilustración para las editoriales, han sido su "escuela de arte".


Como ilustrador de cuentos y leyendas, Morrissey se siente muy atraído por las historias del pasado.

En 2002  fue nombrado candidato para recibir el Chesley Award por “Anna of the Celts” (2003). Dean, actualmente vive con su esposa Shan y su hijo en la costa sur de Massachusetts.
Morrissey no es un trabajador perezoso. En sí, cada ilustración rebosa de detalles, formas, objetos, todos trabajados de una manera muy minuciosa y detallada. Todo este esfuerzo lo convierte en un artista muy original para la época.

"Anna de los celtas". El artista utilizó su propia esposa, Shan, como modelo. Se creía que los guerreros muertos valientemente en la batalla serían acompañados por Anna hasta el otro mundo. Las batallas se libraban contra los invasores vikingos o normandos.

La leyenda trata que durante la Edad Media en el mundo celta, el cristianismo iba en aumento, pero muchos mantuvieron sus creencias en dioses y diosas tradicionales. Anna fue la figura que miraba desde lejos para protegerlos a los suyos en la batalla. Ella representa la lealtad, la pureza de espíritu y el coraje de la convicción.

Ha escrito e ilustrado numerosos libros, como "La trampa de monstruo", "Barco de los sueños", "Las ollas grandes" y otros. Sus representaciones son verdaderas pinturas al óleo y son inusual para  libros infantiles.

Dean Morrissey crea una gran variedad de pinturas, piezas de fantasía caprichosa y de magníficos paisajes mediante la combinación de diversos elementos: luz, sombra, color y calor humano. Elementos comunes y familiares para todos nosotros. Su universo es fantástico pero accesible.


"Celestino vio sucederse las guerras y las absurdas luchas de los hombres. Entonces comprendió la importancia que tiene el pasado para el presente. ¿Por qué? -se preguntó- ¿Por qué y cómo?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario