Redes

domingo, 3 de agosto de 2014

¡Han pagado 34 millones de euros por un cuadro abstracto!

 

Nota de la Redacción:

Artículo recuperado del blog Resistencia Realista 

Publicado el 3 de agosto  de 2013


 
"Onement VI" de  Barnett Newman (1953)

¿Cuánto se debería pagar por una pintura?

Por Rubén Reveco, licenciado en Artes Plásticas

Encontré este artículo que me ha llamado la atención porque está bien escrito y toca temas sensibles para nosotros, los pintores. El título: "Han pagado 34 millones de euros..." no deja indiferente a nadie y menos a los que luchamos con un mercado del arte bastante mediocre como el nuestro (el argentino) que no "invierte" es arte realista porque los "expertos" aconsejan no poner dinero en manifestaciones "anacrónicas".
Ahora bien, más de alguna vez me han criticado (con mucha saña) que yo me opongo a estas transacciones por envidia y que si me pagaran el 1% por una de mis pinturas ya sería demasiado y debería darme por contento. Saco mi calculadora: El 1% de 34 millones es 340 mil euros. ¡Mucha plata! Me conformo con 34 mil, no pretendo más... una pintura no debería valer más de 1 millón de dólares, por tirar un número. 
Lo demás es hacerle el juego a inescrupulosos que no les interesa el arte, sólo compran porque están seguro que en unos años más podrán vender al doble.


Publicado por Pedro Torrijos


… y otras obras de arte que podría hacer mi sobrino de siete años.
¿Qué les parece esta cosa que hay aquí encima? Una chorrada, ¿no es cierto? Pues se van a indignar cuando sepan que el pasado 14 de mayo alguien pagó por ella la bonita cifra de 34 millones de euros. Ojo, que en la Sotheby’s de Nueva York la describían ni más ni menos como «un portal hacia lo sublime». Vamos no me jodas, si es un cuadrado azul oscuro con una raya azul claro en el medio. Esta gente del arte contemporáneo vive engañada, está claro. A ver, si es que ese cuadro lo podría pintar un niño pequeño, ¿verdad?
No.
No lo podría hacer ni un niño pequeño ni ustedes. Ni siquiera un pintor competente sin antes haber pasado por el proceso de investigación creativo que desembocó en este cuadro concreto. Como mucho, podría copiarlo.
Es curioso, pero solemos sentir una profunda irritación cuando conocemos las cantidades por las que se venden algunas obras de arte. Y ahí reside uno de los principales problemas: equiparar el valor o la importancia de un objeto artístico a su precio de mercado es una aberración intelectual y una equivocación en la base del planteamiento, porque los criterios que rigen el mercado del arte son distintos a los de la propia calidad artística. De hecho, a menudo son completamente independientes y se mueven por factores más próximos a los de la especulación inmobiliaria o bursátil.
Además, esa misma indignación que sentimos no parece ser tan fuerte cuando sabemos, por ejemplo, que la compra de Cristiano Ronaldo ascendió a 96 millones de euros. Seguramente me dirán que Ronaldo es una persona especial, un futbolista único; que lanza knuckleballs con los pies, que corre como un velocista y que posee una técnica portentosa. En definitiva, que hace cosas que no podrían hacer ustedes ni posiblemente el resto de los mortales.
Bien, déjenme que les ponga otro ejemplo al respecto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario