Redes

lunes, 11 de agosto de 2014

Las mejores páginas de Lorna y su robot lascivo

 
Lorna es una creación del dibujante español Alfonso Azpiri.

Erotismo extraterrestre


Hace un par de años, Planeta DeAgostini reeditó Lorna, las aventuras sexuales de una bella mujer del futuro. Una rubia de cabellera tortuosa que le cae en cascada sobre los hombros, enmarcando un rostro sensual con la proporción y armonía de la belleza griega, pechos prominentes, firmes y erguidos, y dos medias lunas impecables formando las nalgas. Lorna, la perfección de la impudicia, una mujer que hace del erotismo su vida, sin ninguna clase de complejos. 


Chicas ligeras de ropa, ciencia ficción y mucho sexo. Pero nada grosero, espectacularmente bien dibujado, muy detallado, gran cantidad de criaturas y con un buen y original guión. Es cierto que Lorna se ha creado para estimular al lector, pero también es divertido, capaz de trasladarnos a increíbles parajes extraterrestres y conocer otras civilizaciones.

Lorna lleva el erotismo a todos los rincones del universo, ningún ser queda inmune ante la mujer perfecta, acompañada de Matías, un robot que recuerda a C3PO pero construido con el mejor falo que pueda soñar el sexo femenino, capaz de emitir la onda L-3, el afrodisíaco más potente jamás creado.




Primeras publicaciones

No fue una idea original la de incluir en una “revista para hombres”, una historieta de declarado matiz erótico. La pionera de esas revistas, el “Playboy” yanqui, fue la que abrió ese camino con la inclusión de la serie “Little Annie Fanny”; en plena moda de las heroínas libertinas en el comic europeo, con las Barbarellas y Valentinas en pleno auge.

Sexo con humor fue la propuesta de las revistas para hombres de los años 80.


La competencia no se hizo esperar y “Penthouse” introducía a su imagen y semejanza las aventuras de “Wanda la Perversa”.  “Lorna y su robot lascivo” apareció en la revista Mastia en 1980.


Según lo expresara Joan Navarro, "como primer factor original, esas historietas transcurren en un ambiente inconcreto de ciencia-ficción a lo “guerra de las galaxias”, lo cual no deja de ser una acertada actualización a la moda por todo lo galáctico que ha predominado desde hace unos años. Así la heroína se mueve de planeta en planeta, a bordo de una nave espacial y su compañero y erótico sirviente no es más que una versión del robot R2P2 de Star Wars con un apéndice particularmente desarrollado, a pesar de su metálica estructura.



Azpiri y Cidoncha son una de esas parejas que se han adaptado a la perfección aportando cada uno más de lo que estrictamente se desprende de sus cometidos de dibujantes o guionistas.

El grafismo de Azpiri es moderno, adecuado para la temática espacial, por su dominio de las máquinas y decorados exóticos, a la vez que el tratamiento de las figuras, humanas o no, está en el lugar indicado entre el dibujo realista y el humor para que resulte con el tipo de historias-gag que Cidoncha ha construido”.














No hay comentarios:

Publicar un comentario