Redes

viernes, 5 de septiembre de 2014

Ángeles en problemas

 "El Ángel Caído" de R. Bellver, 1877, Madrid.


Ya sabemos que hay ángeles angelicales y de los otros. Todos con sus atributos, historias y misiones: protegernos o hacernos la vida imposible, más todavía. Pero ese no es el tema que nos ocupará esta vez, nos interesa como los artistas, pintores, dibujantes e ilustradores han representado a estos seres de blanco cuando son buenos y de negro cuando son malos.
 A pesar de sus prontuarios, los seres malignos, diabólicos y ángeles caídos últimamente han tenido mucha prensa. El arte de la ilustración -preferentemente- se ha ocupado en extenso de este tema.

 El tema del ángel caído en el arte va asociado con la idea de terror. (Fiorett Gravitus)

Siento una simpatía por los seres caídos en desgracia. Y la historia del hombre -y la de los dioses- está plagada de ellos. Y si bien tienen mucha más prensa los ángeles buenos (y blancos), hoy hablaremos de los otros; de esos seres caídos del Cielo. En realidad, expulsados por ser rebeldes. Pero esa expulsión se ha interpretado como una caída, porque suponemos que el Cielo está arriba y como la Tierra está abajo, esos expulsados cayeron a la tierra ¿se entiende?

"Angel caído", de Gustavo Doré.


Ángeles góticos

"La ambigüedad de los ángeles siempre ha despertado la curiosidad de los artistas: por un lado tenemos a esos seres celestiales, cuya existencia consiste en una contemplación absorta de la divinidad, y por el otro, tenemos a aquella hueste de exiliados, a esos odiados ángeles caídos que han elegido el camino de la soledad, y del suplicio que conlleva la existencia a la sombra de Dios".

"Los ángeles se están cayendo del Cielo" se dice en esta parte del mundo a modo de piropo. Ilustración de Dorian Cleavenger.
 
En el cristianismo, un ángel caído es un ángel que ha sido expulsado del Cielo por desobedecer o rebelarse contra los mandatos de Dios. El relato de las escrituras cristianas recoge que, tras dicha desobediencia, muchos ángeles fueron expulsados. El más conocido fue Lucifer. El término "Lucifer" (Luzbel) significa "Portador de la luz". Pero desde que se puso en contra de Dios, se le cambió el nombre por Satanás.

El cine y el comic han representado el drama de la existencia del mal.

La caída de Lucifer                                    

El libro del Génesis lo muestra como “la serpiente” que engaña a los humanos incitándolos a que no sigan los preceptos establecidos por el Creador, para poder así llegar a “ser como dioses”.
Durante los tiempos del Antiguo Testamento, Satanás estaba en el ámbito terrestre (había perdido su condición celestial), pero podía retornar al Cielo; podía “subir” hasta la presencia de Dios.


"Angel caído" de Dino Masiero Sauber.

En el libro Apocalipsis indica claramente que a causa “del sacrificio de Cristo y la fidelidad de sus seguidores”, se logró que el Diablo y los demás ángeles rebeldes fueran confinados a la Tierra definitivamente, esta vez sin posibilidad de retorno. “…No quedó ya lugar en el cielo para ellos”. El arcángel Miguel es el encargado de expulsar del cielo a Satanás y la parte de ángeles rebeldes que arrastró consigo (Ap. 12:4), por lo cual se lo reconoce como Ángel caído. 

La ira de Dios no favoreció mucho a los mortales ya que el mal fue desterrado a la Tierra. Ilustración de Chema Serrano Carvajal.

Los católicos en su catecismo consideran que “El Diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a si mismos malos”. "Esta caída consiste en la elección libre de estos espíritus que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y a su Reino". es decir que para los católicos, Lucifer se condeno a si mismo eligiendo voluntariamente el mal.

Para los “buenos”, los ángeles caídos son libidinosos, porque los “malos” viven del “pecado”, o sea, del sexo. Ilustración de Luis Royo.


"Y salieron los demonios mientras los ángeles dormian".





Un ángel es un ser inmaterial o espiritual presente en algunas religiones cuyos deberes son asistir y servir a Dios. Los ángeles son a menudo representados como mensajeros de Dios en la Biblia hebrea, Biblias cristianas y el Corán. Según las tres principales religiones monoteístas, los ángeles además actúan como mensajeros, ejecutando los juicios de Dios y sirviendo a los creyentes. Desde este punto de vista, los ángeles son normalmente considerados como criaturas de gran pureza destinadas en muchos casos a la protección de los seres humanos. En este sentido, en el cristianismo, se habla del ángel de la guarda o ángel custodio, que sería aquel que Dios tiene señalado a cada persona para protegerla. Por contraposición, también existe la figura del ángel caído, aquel que ha sido expulsado del cielo por desobedecer o rebelarse contra Dios. El más conocido de ellos, en la tradición cristiana, es Lucifer.

En el cristianismo medieval, el término ángel hace referencia a la categoría más inferior de las nueve en que tradicionalmente se dividen los seres angélicos. La rama de la teología que se ocupa de los ángeles se denomina angelología. (Wikipedia).


En el arte

Tradicionalmente, sobre todo en pintura, los ángeles han sido representados como seres alados (adaptado de la iconografía de Eros), aunque pueden ser espíritus invisibles o incluso simplemente rayos de luz que todo lo observan, que pueden aparecer en la Tierra no sólo como seres humanos sino también como animales o incluso objetos. Posiblemente, para seres visionarios o en trance místico, las "alas" fueran el movimiento tenue o enérgico que visualizaban alrededor de sus apariciones y que, por una traslación a algo inteligible culturalmente, fue asimilado a "alas".

Aunque también cabe agregar el deseo del hombre al volar, y los Ángeles siendo seres con forma humana perfecta, Dios les otorgó el don de volar por los cielos.


Según la Santa Biblia esta batalla tiene mucho tiempo de existir y en esta se relata que " Entonces hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:7-9).













No hay comentarios:

Publicar un comentario