Redes

martes, 7 de octubre de 2014

El regreso de los hiperrealistas


Sin título, por Don Eddy


A finales de los 60 surgió en EEUU un grupo que pintaba con gran realismo escenas y objetos de la vida cotidiana utilizando la fotografía como base para sus óleos.
 
Por Julio MARTÍN ALARCÓN (revista Descubrir el Arte)

Hiperrealismo en el Thyssen


Richard Estes, John Baeder, Robert Bechtle son algunos de los nombres propios de la corriente que se consagró en el Documenta Kassel de 1972 y que presenta el Thyssen con la exposición Hiperrealismo 1967-2012, una muestra que plantea, por primera vez, una antología del Hiperrealismo desde los grandes maestros norteamericanos de la primera generación -además de los citados, Tom Blackwell, Chuck Close o Robert Cottingham- su continuidad en Europa y el impacto en pintores de generaciones posteriores y hasta la actualidad.
Retratar los detalles cotidianos con el óleo sobre el lienzo, pero con el encuadre y precisión de la fotografía fue una de las máximas de este grupo que siguiendo la tradición pictórica de EEUU durante el siglo XIX y el XX, se acercaron a los pinceles con la intención del máximos verismo y detalle utilizando a menudo de base las impresiones fotográficas como punto de partida.
Característico de este estilo, que nunca se consagró en sí mismo como movimiento, a pesar de las exposiciones conjuntas de varios de sus representantes a mediados de los sesenta, es la ausencia total de pinceladas, de rastro alguno de la huella del pintor, ya que los óleos son uniformes y sin relieves, acentuando la sensación de realismo.
Procedentes de diversos museos y colecciones particulares, esta retrospectiva reúne 66 obras de tres generaciones de artistas; está organizada por la el Institut für Kulturaustausch (Instituto para el Intercambio Cultural de Alemania) y comisariada por su director, Otto Letze. La Kunsthalle de Tubinga (Alemania) ha sido la primera escala de un recorrido que llevará la muestra a varias ciudades europeas; en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid podrá verse hasta el 9 de junio y, posteriormente, viajará al Birmingham Museum & Art Gallery (Reino Unido).

Cabinas telefónicas por Richard Estes, 1967.


El principal objetivo de esta exposición según ha informado el Thyssen es ofrecer al público europeo una completa panorámica de la aportación del Hiperrrealismo a la historia del arte es proyecto, ya que nunca hasta ahora se había organizado una retrospectiva tan amplia en Europa y sólo en contadas ocasiones se ha podido disfrutar aquí de las obras de este movimiento en su conjunto.
Hoy, más de cuarenta años después de su aparición, continúan en activo muchos de los pioneros del grupo y nuevos artistas utilizan la técnica fotorrealista en sus creaciones. Herramientas y motivos han evolucionado o cambiado con el tiempo pero, con su increíble definición, nitidez y detallismo, las obras hiperrealistas continúan fascinando al público.



No hay comentarios:

Publicar un comentario