Redes

lunes, 6 de octubre de 2014

Sobre inocentes e ingenuos


La obra de Amalia Pica.


Los que no conocen a Amalia Pica les cuento que es la artista neuquina más top de la vanguardia contemporánea. Ella estuvo  exponiendo en Neuquén -en el MNBA- en diciembre de 2013 y entre las genialidades que nos dejó fue pintar de blanco el caballo del general José de San Martín (Padre de la Patria). La “intervención artística” generó tanto revuelo que el intendente de la ciudad mandó a remodelar el Monumento para protegerlo de los “enchastradores profesionales”. No me quedó claro si se refería a nuestra artista o a los molestos graffiteros.
El asunto es que Amalia Pica regresó a Inglaterra, donde está radicada, y nuestro director del MNBA se quedó a dar explicaciones sobre lo que es o no es arte;  sobre lo que es vandalismo o expresión artística. 

 Por Rubén Reveco, licenciado en Artes Plásticas

“Argentinos, a las cosas”

Este es un artículo aparecido en el diario regional Río Negro (Patagonia argentina) firmado por Oscar Smoljan. Lo reproducimos en forma íntegra para posteriormente realizar alguna reflexión y tratar de entender el orgullo que embarga al director del MNBA de Neuquén. Dice:



Una artista neuquina expone en el Museo Guggenheim de Nueva York


Se trata de Amalia Pica neuquina de nacimiento y radicada hace un tiempo en Londres. Además la acompañan los argentinos Marta Minujin y David Lamelas. 
Con el verano neoyorquino soplaron vientos de Latinoamérica en la Gran Manzana y más precisamente aires de nuestra región, en una muestra antológica que reunió en el prestigiosísimo Solomon R. Guggenheim Museum de Manhattan a destacados creadores argentinos como Marta Minujin, David Lamelas y la neuquina residente en Londres Amalia Pica, entre muchos otros artistas de nuestro continente. 
La muestra, curada por el mexicano Pablo León de la Barra, titulada “Under the same sun” (Bajo el mismo sol), contó con más de cincuenta obras entre pinturas, instalaciones, videos, fotografías y dibujos, realizadas por artistas de diversas generaciones provenientes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Puerto Rico (Estados Unidos), Uruguay y Venezuela. 
Además de los argentinos, la lista incluyó figuras como Alejandro Cesarco y Luis Camnitzer de Uruguay; los chilenos Alfredo Jaar y Juan Downey; la cubana Tania Bruguera y los venezolanos Alexander Apóstol y Gabriel Orozco, entre otros. La muestra fue organizada en torno a varias unidades temáticas como El Conceptualismo y sus legados; Tropicologías; Activismo Político; El Modernismo y sus fracasos; y Participación/Emancipación. 
De las obras presentadas por nuestros compatriotas se destaca Estatua de la Libertad Acostada (Con Público que la mira), una tinta sobre papel vitela de 80 por 110 cm de Marta Minujin. Se trata de un proyecto de 1979 que jamás llegó a ser realizado pero que fue incluido en la muestra y en el que se ve la mítica estatua tumbada y convertida en una parrilla para hamburguesas, en una irónica clave de humor característica de la obra de la artista porteña. 
David Lamelas por su parte presentó una video performance de 1978 titulada El dictador, que no tuvo casi difusión en Argentina; mientras que Amalia Pica hizo su aporte con A n B n C láminas de acrílico, dimensiones variables, una original propuesta activa que invita a la manipulación grupal de distintas piezas traslúcidas de diversas formas y colores, las cuales van produciendo nuevas configuraciones, surgidas de la colaboración y voluntad de los participantes. 
Desde los años 60 que no se producía por parte del Guggenheim una apertura de esta magnitud hacia el arte latinoamericano. Los expertos recuerdan la muestra de 1964 The Emergent Decade: Latin American Painters and Painting in the 1960s, (La Década Emergente; Pintores y pinturas latinoamericanas en 1960), una exposición organizada por el entonces director del Guggenheim, Thomas Messer y de la cual todavía se habla en los círculos artísticos de Nueva York.
La presente muestra se encuadra en la denominada MAP Global Art Initiative , que el año pasado presentó a destacados creadores provenientes del Sudeste asiático, mientras se espera que haga lo propio en 2015 con artistas de Medio Oriente del norte de África, todo ello con el auspicio de la Unión Banco Suizos."

La obra de Marta Minujin.

“Under the Same Sun”

“Under the Same Sun” —en español: “Bajo el mismo sol”— es una canción de la banda alemana Scorpions, publicado como sencillo en noviembre de 1993. Fue escrita por Klaus Meine y Buce Fairbairn en las letras y por Mark Hudson en la música.
La canción habla sobre el egoísmo de la raza humana para con ellos mismos y sobre el por qué no nos entendimos como un solo ser bajo el mismo sol, de ahí el título de la canción.




         “Vi cómo la mañana

          Fue destrozada por un arma

          Escuché un grito, lo vi caer, nadie lloró

          Vi una madre

          Que estaba rezando por su hijo

          Tráiganlo de regreso, déjenlo vivir, no lo dejen morir”




Guggenheim Museum de Manhattan

No conozco el museo de EEUU, sólo el de Bilbao. Por fuera me resultó una línea arquitectónica muy original pero por dentro la antítesis de lo que debe ser un lugar expositivo. Me perdí varias veces en el intento de encontrar la salida de emergencia. Estaba con un verdadero ataque de pánico pero entre lo que desvariaba recuerdo que exigía me devolvieran los euros que  había gastado en la entrada.
Supongo que el de Manhattan debe tener las mismas características, espacio que se han erigidos como el refugio de las expresiones de vanguardia. El asunto es que latinoamericanos estén exponiendo se ha mostrado como un verdadero triunfo y aplauden la apertura del museo a expresiones tercermundistas.

 
David Lamela.

Creadores devaluados

Nuestros destacados creadores argentinos  parecen estar en crisis. Lo que muestra Amalia Pica ya lo habíamos visto en Neuquén y antes, en algún otro lugar. Se trata de unas placas de acrílico transparente. Son triángulos, rectángulos, cuadrados y círculos de diferentes colores. Claro, un azul superpuesto a un amarillo da un verde. Me recuerda cuando estudiaba arte y teníamos una materia que se llamaba Tecnología del Color y hacíamos lo mismo. Sin sospechar que en el futuro eso podría ser una manifestación importante de la cultura occidental y hacernos pasear por los más importantes centros culturales. Éramos tan inocentes e ingenuos. 
Con respecto a la siempre diva Marta Minujin (también tuvimos el honor de tenerla aquí cerquita y tocarla) muestra un boceto de un proyecto de una antigua obra que nunca llegó a realizar. Es cierto que superada cierta edad uno se pone nostálgico y empieza a desempolvar dibujos, pinturas y bocetos pero para publicarlos en Facebook y compartirlos con nuestros miles de amigos virtuales y le pongan: “me gusta”...
No puede la Minujin con todos los recursos que le da su estatus social representarnos con un simple papel amarillento. Ni menos con ese mamarracho ideológico pretender mostrar la decadencia del sistema capitalista que ha derribado su propia libertad… supongo que se trata de algo así, yo no comprendo mucho de Arte Contemporáneo.
Me fastidian estos antinorteamericanos que tienen un relato sudaca pero a la hora de vacacionar lo hacen en Miami o se compran carteras exclusivas en las grandes tiendas de Nueva York  o participan en alguna bienal para decirles ahí, en su propia cara, lo malo que es ser imperialista. Extraña paradoja la nuestra. 
David Lamelas es el tercer representante argento. Nació en 1946, formado en el lamentable Instituto Di Tella y tiene chapa de ser "uno de los artistas conceptuales más importante". Obvio que ha ganado varias becas de organismos que fomentan este tipo de manifestaciones. Guggenheim, por ejemplo.

¡Tan inocentes e ingenuos no somos!





El arte contemporáneo y el UBS unidos…

El discurso del Guggenheim y su aliado el banco UBS -acusado de lavar dinero y evadir impuestos- tiene un tufillo condescendiente difícil de soportar. El arte, según el UBS, “es cada vez más una clase de activo —como las acciones y los bonos— a la que queremos prestar especial atención. Nuestra estrategia está cada día más enfocada en los mercados emergentes y este proyecto no pudo encajar mejor”. 
Después del intento infructuoso de llevar sucursales del museo al mundo entero, parece que el Guggenheim ha preferido traer el mundo a su casa. “Si no puedes contra ellos, úneteles”.
"Es sabido que estos museos toleran e incluso impulsan la crítica, siempre y cuando eso les traiga beneficios puntuales —como aquí es el caso—. El arte contemporáneo presupone un grado de pensamiento crítico progresista que hace parecer igualmente críticas y progresistas, por carambola, a las instituciones que lo acogen, aun cuando atente directamente contra ellas. Y no, no es cinismo, ni oportunismo vil. Así como UBS decide unirse a la “revolución” de las energías renovables, también puede asociarse con el Guggenheim para emprender el camino de la caridad… perdón, del fomento a “las colaboraciones interculturales en apoyo del arte, los artistas y el talento curatorial de las regiones” menos desarrolladas". (Fuente)



Conclusión

Será una exposición más e intrascendente como muchas. Pero al ser tocada por la especulación financiera alguna migaja dejará a los llamados artistas. Nadie duda ya que el arte contemporáneo está en franca descomposición. Por eso, no es de extrañar el revoloteo de los buitres. Esas feas aves carroñeras que donde ven miseria se tiran en picada. 

No somos tan inocentes e ingenuos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario