Redes

sábado, 28 de febrero de 2015

Jean Léon Gérôme: La academia en su estado más puro.

"La pelea de gallos" (1846), llamada también "Jóvenes griegos poniendo unos gallos a la pelea", es un ejercicio académico que representa a un joven desnudo y una joven semicubierta con dos gallos de pelea. En el fondo, la bahía de Nápoles. Presentó esta pintura al Salón de 1847, donde ganó una medalla. 



En coincidencia con el hartazgo que existe del arte contemporáneo (no belleza, no talento, no mensaje), se comienza a redescubrir a los antiguos artistas eclipsados durante en siglo XX.
Jean-Léon Gérôme -uno de ellos- fue un pintor y escultor francés academicista cuyas obras son, por lo general, de tema histórico, mitológico, orientalismo y retratos. Es considerado uno de los pintores más importantes de este período académico, y además de ser pintor y escultor, fue también un maestro con una larga lista de estudiantes.


Jean León Gérone nació en Vesoul, Alto Saona, Francia. Se fue a París en 1841 para estudiar en la Académie Julian donde trabajó para Paul Delaroche a quien acompañó a su viaje por Italia (1844-1845). A su regreso a Francia exhibió su obra "Pelea de gallos" con la que ganó una medalla en 1847. Fue su primer premio. En los años venideros su popularidad y prestigio fueron agrandándose, consiguiendo un gran reconocimiento por sus obras.



En 1854 Gérôme hizo un viaje a Turquía y a las orillas del Danubio. En 1857 visitó Egipto. Sus obras de este período están inspiradas e impregnadas de lugares y entornos que el artista visitó en sus viajes.
Con su obra "César" (1859), Gérôme intentó volver a los orígenes de su trabajo, pero la pintura no recibió demasiado interés por parte del público. Cuadros posteriores del pintor, no sólo no le devolvieron su reputación perdida, sino que además consiguió que parte del público se escandalizara por los temas que elegía para sus obras.
Jean-Léon Gérôme fue elegido miembro del Institut de France en 1865. Murió en 1904 y fue enterrado en el Cementerio de Montmartre, París.


Escultura

Gérôme también tuvo éxito como escultor. Su primera obra fue una gran estatua de bronce de la celebración de un gladiador con su pie sobre su víctima, que se mostró al público en la Exposición Universal de 1878. El mismo año se exhibió una estatua de mármol en el Salón de 1878, sobre la base de sus primeras pinturas "Anacreonte", "Baco" y "Cupido" (1848).



Entre sus muchas obras destacan "Omphale" (1887). También su estatua de Enrique de Orleans (duque de Aumale) que se encuentra enfrente del Castillo de Chantilly (1899). Comenzó a experimentar con diferentes componentes, utilizando para sus estatuas de mármol, color, bronce y marfil, con incrustaciones de piedras preciosas y pasta. Su bailarina se exhibió en 1891. "Su Bellona" (1892), de tamaño natural, hecha de marfil, metal y piedras preciosas, fue exhibida en la Royal Academy de Londres, atrayendo mucho público. Posteriormente, el artista comenzó una interesante serie de los "conquistadores" forjados en oro, plata y gemas, con obras como Bonaparte entrando en El Cairo (1897), Tamerlane (1898) y Federico el Grande (1899).



Su obra "Pigmalión y Galatea" basa su inspiración en representarse a sí mismo en varios cuadros como el escultor que podía convertir mármol en carne como en la obra del Metropolitan Museum de Nueva York.


Influencia

En 1853, Gérôme se trasladó a la Boîte à Thé, un grupo de estudios de la calle Notre-Dame-des-Champs, París. Este se convertiría en un lugar de encuentro para otros artistas, escritores y actores. George Sand entretenido en el pequeño teatro del estudio de los grandes artistas de su tiempo, como los compositores Héctor Berlioz, Johannes Brahms y Gioachino Rossini y la Théophile Gautier novelistas y Turgueniev Iván.

El general Bonaparte en el Cairo, 1863.


Comenzó un taller independiente en su casa en la calle de Bruselas entre 1860 y 1862.
Fue nombrado como uno de los tres profesores de la Escuela de Bellas Artes. Su influencia fue extensa y era un invitado habitual de la emperatriz Eugenia de la Corte Imperial de Compiègne.
Cuando empezó a protestar y mostrar el resultado de una hostilidad pública a la "moda decadente" del impresionismo, su influencia comenzó a decaer. Pero después de la exposición de Manet en la Escuela en 1884, finalmente admitió que "no era tan malo como pensaba".



La reputación de Gérôme aumentó en gran medida en el Salón de 1857 por una colección de obras de carácter más popular: el Duelo: después del baile de máscaras (Musée Condé, Chantilly), los reclutas de Egipto cruzando el desierto, Memnón y Sesostris y Riego de camellos, el dibujo de la cual fue criticada por Edmond About.




Se casó con Marie Goupil (1842-1912), hija del marchante de arte internacional Adolphe Goupil, quien expandió su fama al imprimir reproducciones de sus cuadros. La pareja tuvo cuatro hijas y un hijo. Tras su matrimonio Gérôme se mudó a una casa en la calle de Bruselas, cerca de la música de salón Folies Bergère. Él se expandió en una gran casa con establos y un taller de escultura abajo y un taller de pintura en la planta superior.



Gérôme fue elegido, en el quinto intento, miembro del Instituto de Francia en 1865. Ya eres un caballero de la Legión de Honor, fue ascendido a oficial en 1867. En 1869 fue elegido miembro honorario de la Academia Real Británica. El rey de Prusia Guillermo I le otorgó la Gran Orden del Águila Roja, de tercera clase. Su fama se había convertido en tal, que fue invitado, junto con los artistas franceses más eminentes, a la apertura del Canal de Suez en 1869.


El tema de la muerte de César (1867) se repitió en su lienzo histórico, La muerte del mariscal Ney, que se exhibió en el Salón de 1867, a pesar de la presión oficial para retirar ya que plantea recuerdos dolorosos. Regresó con éxito al Salón en 1874 con su eminencia gris pintura (Museo de Bellas Artes de Boston). En 1896 pintó "La Verdad surgiendo de la oscuridad", un intento de describir la transparencia de una ilusión. Por lo tanto, acogió con satisfacción el aumento de la fotografía como una alternativa a su pintura fotográfica. En 1902 dijo: "Gracias a la fotografía, la Verdad ha salido, por fin, de la oscuridad".



Jean-Léon Gérôme murió en su taller el 10 de enero de 1904. Se encontraba delante de un retrato de Rembrandt y cerca de su propia pintura "La Verdad". A petición propia, se le dio un entierro sencillo, incluso sin flores. Pero la misa de réquiem que figuran en su memoria fue la participación de un ex presidente de la República, los políticos más prominentes, y muchos pintores y escritores. Fue enterrado en el cementerio de Montmartre, enfrente de la estatua de dolor que había hecho de su hijo Jean, que había muerto en 1891.

















Ver también:


El artista.

Sé amigo en facebook de 


No hay comentarios:

Publicar un comentario