Redes

domingo, 15 de marzo de 2015

¿Alguien duda que el arte está en manos de los mercaderes?

En febrero el óleo Abstraktes Bild, de Richter se subastó en el precio récord de US$ 46 millones.



Muchos podrían pensar que la etiqueta de artista vivo mejor cotizado en el mercado pondría feliz al octogenario pintor alemán Gerhard Richter. Nada más lejos de eso. El artista que fue líder de la Nueva Pintura Europea, movimiento surgido a mediados del siglo XX, está desconcertado. 
“Nosotros los artistas recibimos casi nada de dicha subasta. A excepción de un pequeño bocado, todo el beneficio va al vendedor”, confesó Richter al periódico alemán.


Casi avergonzado y con ganas de cerrar las puertas de su estudio para no volver a saber de remates ni coleccionistas. Para Richter el resultado de la última subasta de Sotheby’s donde se vendió su cuadro Abstraktes Bild, de 1986, en US$ 46 millones fue simplemente “un exceso”, señaló en una entrevista con el diario alemán Die Zeit. “Cada vez que bato un récord mi reacción es de horror”, agregó. Cómo no, si él mismo ha confesado que la obra multiplica en 5 mil el coste original de producción. El artista se ha hecho conocido por  crear obras con una técnica relativamente sencilla: acumula capas de pintura en un lienzo que luego va retirando con un gran cepillo de madera o metal, mezclando zonas de pintura y tela. “Nosotros los artistas recibimos casi nada de dicha subasta. A excepción de un pequeño bocado, todo el beneficio va al vendedor”, confesó Richter al periódico alemán.
Las declaraciones contrastan con el brillante momento que vive el mercado del arte, en el que casas de subastas y galeristas celebran haber tenido su mejor año en ventas. Según el informe de la Fundación de Bellas Artes de los Países Bajos, organizadores de la TEFAF en Maastricht (la feria de arte más prestigiosa del mundo), en 2014 se vendieron obras por sobre los US$ 54.900 millones, es decir un aumento del 7% con respecto al 2007, el último año previo a la recesión económica. ¿Es que acaso se ha acabado la crisis? Al parecer no, pero sí es cierto que para ese 1% más millonario de la población mundial  el mercado del arte se ha convertido en el lugar más seguro de inversión. 
La conclusión más certera es que el mercado del arte va en franca alza y por ahora los precios son imbatibles. Ni siquiera sus propios protagonistas han sido capaces de hundirlos, así lo demostró el propio Gerhard Richter, quien hace poco quiso fijar una serie de grabados en US$ 2 mil, pero un galerista le aseguró que debía venderlos  por lo menos entre 10 mil y 20 mil dólares. “Fue algo así como que si vendes caro, debes seguir vendiendo caro. No puedes escapar del mercado”, declaró casi decepcionado al diario Die Zeit.

Sé amigo en facebook de 


No hay comentarios:

Publicar un comentario