Redes

sábado, 28 de noviembre de 2015

Entrevista al paisajista Alejandro Cilento




Alejandro Cilento es un artista que llegó con su familia hace poco a Villa La Angostura (Neuquén). Le ha cautivado el paisaje de la montaña y los lagos de la Patagonia. Está exponiendo hasta el 11 de diciembre en "La Comarca Suites de Montaña".


Por Rubén Reveco. Licenciado en Artes Plásticas

Desde niño le encantó dibujar. A los 8 años empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes, de Lanús (Buenos Aires). "Cuando estaba por iniciar el secundario -explica- si bien quería ir a una escuela de arte opté por una escuela técnica de dibujo publicitario. Esto también se relacionaba con mi trabajo en la empresa familiar "Taller Gráfico". Estudié 3 años de caricatura con Luis Ordoñez hasta que a la edad de 18 años por esas cosas de la vida me tope con el óleo. Estudié 6 años con el profesor Antonio Mossecian el cual me dio libertad de elegir el estilo que más me agradara".
"En el 2001 me casé con mi mujer que era de Trelew, en varios veranos veníamos con la familia a la cordillera. Conocí muchos lugares de la Patagonia pero cuando conocí Villa la Angostura sentí una atracción especial por la diversidad de colores. Deje todo y desde hace 3 meses me vine a vivir donde creo tengo un balance bastante bueno entre (paisaje-luz-estaciones) que es lo que me inspira. Mi pintura está en un momento de cambio ya que anteriormente trabajaba en el atelier con fotos que sacaba en mis viajes, pero acá quiero captar el instante y eso creo yo estoy más cerca de encontrarlo estando dentro del motivo mismo".




-¿Cómo ha impactado en usted la región que ha elegido para vivir?
-Es increíble la cantidad de rincones que encuentro inspiradores, también hizo que me interesen planos cortos de arbustos, troncos y flores.
Es un cambio radical a tal punto de adaptar mi pintura al paisaje y no al revés. Descubrí nuevos verdes y colores intensos de esos que te cuesta colocar en la tela pero que tendré que ir incorporándolos porque hace a la esencia del ambiente. Es fundamental la tranquilidad que me genera el lugar ya que hace que me concentre más en el estudio de las formas y como la luz define todo. También es un reto por el cambio tan rápido de la luz y la variación del clima en el mismo día.
-¿Va en busca de la belleza o la belleza ha encontrado al artista?
-Es una pregunta que me la hago desde hace rato. Desde que iba al jardín me quedaba horas viendo dibujos animados, a tal punto que mi hermano me retaba "te vas a volver loco de tanto dibujito" creo que esos dibujos tenían un alto grado de armonía y me provocaban una satisfacción enorme. Ya de adolescente la belleza aparecía de diferentes formas, la música, el cine, un libro, pero reconozco que no era fácil de llenar esa sensación de sed de "belleza". Pareciera que voy tras la belleza pero quizás la busco para formar parte de ese ideal que me llena desde siempre.




-La belleza y el paisaje puede ser una tentación "fácil"?
-Si claro, creo que la belleza existe principalmente en el paisaje que es lo que existió siempre desde el inicio, desde que se creo el mundo. Si hubo algo bello primero ocurrió en el paisaje. También es cierto y fundamental que hay que saber asimilar la belleza y representar lo que ves de bello en ella y eso tiene dos puntos, uno es tu mirada y otro es la destreza o conocimientos que tengas para hacerlo.



-¿Existe un paisaje feo pero digno de representar?
-Claro, pero al querer representarlo por lo menos para mi pasa a ser bello. Me gusta salir a caminar y mirar la vegetación, a veces encuentro hojas y varas secas aplastadas unas encima de las otras, pedazos de tronco petrificados que seguramente visto fugazmente no forma parte de un motivo bello. Ahora si uno observa con detenimiento y estudia como y en donde se quebró la hoja o si ves una pizca del color original aún sin descomponerse se convierte automáticamente en bello y digno de pintarse.




-La revolución de la pintura se inició con los impresionistas que eran paisajistas ¿por qué consideras que este tema se abandonó en el siglo XX?
-Es la pregunta que me hice al poco tiempo de empezar a pintar y de conocer a los impresionistas. Si te gustan los impresionistas y repasas un poco el siglo XX no podes no hacerte esa pregunta. Yo me decía; ¿Qué paso? ¡algo pasó!. Durante años mientras practicaba y aprendía pintando réplicas de láminas y libros de Monet, Pissarro y Sisley, Van Gogh fue alguien que lo veía de costado como diciendo ¿y este? realmente no entendía su pintura, no es que no me gustara, es que no lo entendía. Cuando sentí que el impresionismo me era un poco oscuro en cuanto a la paleta, empecé a ver y ver y estudiar a Vincent. Hoy es uno de los que más admiro. El marcó un paradigma en la pintura y desde ahí se tomaron diferentes caminos y está muy bien que haya sido así. Ahora, no sé porque ni cómo pero siento que hubo y hay algo que quedó oculto, algo que no vemos. Algo inconcluso o un camino que nunca se tomó y que quizás tenga algunas de las respuestas a las preguntas y reclamos que nos hacemos muchos, no sólo de los caminos del arte en el siglo pasado sino también entender donde estamos parados hoy.





-No veo días nublados ni menos lluvia. ¿No teme que su obra pueda ser criticada por parecerse a una tarjeta postal?
-Durante años me encantaba pintar cielos con nubes, pero como me fui interesando en el color más puro de cada objeto me di cuenta que esto lo podía observar solo a máximo sol. Es raro que también encuentres grandes sombras ya que los motivos están iluminados con el sol bien alto. Cuando está nublado el color cambia radicalmente y no es lo que busco en estos momentos. Igualmente estos meses acá en la Villa se prestan para hacer alguna serie con distintos tipos de clima. Y lo de la lluvia lo estoy pensando ya que te imaginaras en esta zona llueve muchísimo y también tiene su encanto.
No tengo temor en que la obra sea criticada por parecerse a una postal, quizás el problema es que hay más postales que pinturas. Los lugares ya son fotográficos y me encantan.


-¿Qué es lo qué más le cuesta cuando pinta?
-Dentro del cuadro no tengo algo que me cueste más que otra cosa, quizás hay cosas que te salen mas rápido que otras pero no hay algo en particular y hoy en día me gusta pintar todo lo que forma el paisaje. Me acuerdo cuando empecé que no hacía mucha vegetación porque pintaba muchos paisajes de la costa patagónica. Pero ahora es casi lo que más pinto. 
-Muy poca figura humana en sus paisajes ¿no son necesarias?
-Desde que empecé me interesaron los paisajes despoblados, como si fuesen vírgenes, si había gente estaban a lo lejos pintados muy chicos. Como en el caso de "Pescando en Quila Quina" . Viví muchos años en Buenos Aires y trabajé en Capital Federal y lo que menos ves por ahí es el horizonte. Por eso siempre me gusta que la obra tenga cielo y un ambiente espacioso.


-¿Al pintar in situ cuál es su relación con la gente que se le acerca?
-Salvo algunas veces siempre pintaba en el atelier, ahora viviendo acá pinto al aire libre para tener otro grado de observación y absorber sensaciones del lugar que ayudan mucho a la obra.
Hasta ahora no se acerco nadie ya que no había nadie ja! no me molesta que miren pero si estoy concentrado no quiero que interrumpan mi trabajo.
-¿Cómo lleva el tema de la comercialización?
-Antes lo hacia como hobby o desenchufe, vendí algunas obras pero ahora ya metido más en esto tengo mi tienda online, las redes sociales, portales de arte y expongo físicamente algo en Buenos Aires.
-¿Cómo ve el panorama en la región de los lagos?
-Llegue hace poco me uní al Club del Arte que reúne a pintores de la zona y exponemos en distintos lugares como hoteles, restaurantes o centros culturales. Esperemos que se sumen más artistas y lugares que se interesen en mostrar las obras.



El artista

No hay comentarios:

Publicar un comentario