Redes

martes, 2 de febrero de 2016

Princesas y dragones: cambio de roles

Sabemos que los dragones no existen, pero eso no pareciera importarnos.

Las cosas han cambiado con respecto a la representación del tema de dragones y princesas. Las princesas modernas pareciera que no quieren ser rescatadas por el príncipe. Se llevan mucho mejor con su dragón y es más, parece que hay una particular sociedad entre ellos.


No hay dudas que en los cuentos infantiles los argumentos son diferentes a los de antaño. Por ejemplo, en "Cuentos de princesas, caballeros y dragones" de Darío A. Levin e ilustraciones de Rodrigo Folgueira los protagonistas no actúan como los de los cuentos tradicionales, aunque en algunos casos parecen remitir a ellos, ser parientes cercanos o partir de su historia. En casi todos hay un hilo conductor que podría ser el rescate. Hay muchos rescates que se hacen en estos cuentos, pero no son los rescates estereotipados.



Uno de los héroes cabalga durante días para rescatar a la princesa que duerme (como la bella durmiente), llega casi exhausto después de subir mil trecientos ochenta y seis escalones o noventa y nueve pisos y ella le dice que quiere dormir un ratito más.
Lo inverosímil, lo absurdo, las confusiones y sobre todo los finales inesperados (como en el intercambio de prisioneros), son los tópicos de estos cuentos que están publicados para primeros lectores pero que no excluyen a los adultos.
No sabemos quién fue lo primero en generar el cambio, si la literatura o la ilustración. Pero ahora no importan tanto los príncipes, importan más las princesas y los dragones para adultos y estos son algunos ejemplos.



























Ilustración de Boris Vallejo

La princesa que espera ser rescatada parece ser un asunto del pasado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario