Redes

miércoles, 30 de marzo de 2016

¿Por qué es crucial que retomemos el dibujo?



Estas son algunas razones por las que todo niño y adulto debería tomar un lápiz y un papel e intentar recrear lo que tiene enfrente.


PUBLICADO EN: INSPIRACIÓN


Es curioso cómo nuestros tiempos cada vez piden más a gritos regresar al mundo análogo, al mundo de las cosas, al que sentimos con la piel. Los que tienen voz y perspectiva sugieren silencio, aburrimiento, caminatas, o dejar el teléfono y ponernos a dibujar. Basta notar cómo los libros para colorear se colocaron en los primeros lugares de la lista de más vendidos de Amazon. Esto es: los libros de colorear para adultos. Y ya lo decía Jung en su momento: “dibujar es una herramienta magnífica de sanación”.
Lo anterior sugiere que estamos de alguna manera “enfermos” de tanta abstracción tecnológica, y quizás algo de cierto haya ahí. Aún estamos comenzando una era digital que nos ha dejado alucinados y no sabemos del todo cómo regresar a esto, a la tierra y a la piel. No sabemos cómo combinar los mundos para no enfermar. Las recomendaciones para dibujar –que el escritor británico John Ruskin remarcó tanto en su tiempo sin que entonces fuera una urgencia como lo es hoy– son especialmente oportunas, desde luego, por el asunto ubicuo de los teléfonos con cámara.


Las fotografías tienen un encanto propio y único, pero hemos en gran medida reemplazado la fotografía del paisaje por el paisaje mismo. Esto es grave en tanto que nos despoja de una capacidad valiosa y fundamental para disfrutar el planeta: maravillarnos al investigar las formas y los pliegues de la naturaleza. Ruskin daba como ejemplo a una pareja que sale a caminar al bosque. Uno de ellos es un dibujante y el otro no. Hay una gran diferencia en el paisaje en cómo lo perciben ambos individuos. El que no dibuja verá un árbol y percibirá que ese árbol es verde pero no pensará mucho más de él. Verá que el sol brilla y que tiene un efecto alegre. Eso es todo. Pero el dibujante, con sus ojos acostumbrados a buscar la fuente de belleza, penetrará en partes escondidas de la naturaleza. Mirará arriba y observará cómo los rayos de luz tocan cada hoja. Verá aquí y allá una rama emergiendo del follaje. Verá el brillo del musgo esmeralda y las formas extrañas del liquen. ¿No valdría la pena ver esto?


Con el simple acto de intentar recrear lo que vemos lo estudiamos como nunca hacemos cuando tomamos una fotografía. El mundo se revelaría para nosotros como las claves se revelan a los espías que saben mirar. En el siguiente video animado, The School of Life nos habla de este hermoso arte que debíamos implementar. El manual de Ruskin para dibujar, por otro lado, es una lectura estupenda y altamente contagiosa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario