Redes

martes, 6 de septiembre de 2016

Catherine Abel y Tamara Lempicka

La artista en su taller.

"Enkaustikos" es un blog muy prolijito. Gracias a este espacio virtual conocí la obra de Catherine Abel, una pintora australiana muy -pero muy- parecida a Tamara de Lempicka, pintora rusa de la primera mitad del siglo XX.

Por Rubén Reveco. Licenciado en Artes Plásticas

Yo no quiero ser odioso pero no comprendo por qué artistas que tienen talento y gran capacidad de trabajo no canalizan todo ese esfuerzo a crear una obra con identidad propia. Catherine Abel posee todas esas cualidades pero ha quedado tan encandilada por la pintura de Tamara de Lempicka que ha sucumbido a su influjo. ¿Esto es malo? Depende de sus pretensiones como artista. En la música se puede ser un excelente interprete y triunfar, dejando así los problemas compositivos y de creación para los maestros del pasado, pero en pintura nadie se ha hecho un nombre por imitar la temática, época, factura y estilo de otro...
Si en su página web mencionase su influencia estaría todo bien, pero en ningún momento reconoce a la pintora rusa y eso está mal.

Pintura de Tamara de Lempicka.




Un toque Art Deco

Catherine Abel es una artista plástica australiana reconocida internacionalmente por sus notables óleos figurativos. Sus obras se caracterizan por la combinación de la geometría elegante y estilizada del periodo del Art Deco con la claridad, riqueza de color, y la profundidad de la luz de los maestros renacentistas italianos. Sus obras son composiciones poderosamente seductoras plenas de belleza, elegancia, fuerza y ​​por sobre todo, gracia.
Autodidacta por naturaleza y elección, Abel comenzó a pintar profesionalmente después de trasladarse a París en el año 2000. Fuertemente influenciada por el arte y la historia Europea, se sumergió en la pintura, construyendo rápidamente su reputación como pintora de bellas artes. Ha expuesto en Australia, Francia y los EE.UU, y es una retratista muy codiciada.
Al regresar a Australia, no ha dejado de exponer y vender tanto a nivel local como internacional. Ha sido finalista en los premios del Archibald, Sulman y Portia GEACH y sus obras se exhiben en colecciones privadas en todo el mundo.
En la actualidad Catherine disfruta de su trabajo en un luminoso estudio en el clima fresco de las montañas centrales de Victoria. El pueblo de Trentham, situado en el borde del Bosque Wombat es un refugio para artistas, con cuatro estaciones bien diferenciadas, un cielo infinito, y una apasionante cultura del café. Esta parte inspiradora del mundo combina el romance de edad, con una energía moderna, al igual que la obra de Catherine Abel. (Fuente)















No hay comentarios:

Publicar un comentario