Redes

viernes, 2 de septiembre de 2016

Entrevista a Esther Gomez Urdiales



El blog de Camila presenta a la artista española Esther Gomez Urdiales, especializada en la técnica del pastel. "Con ella -dice la presentación- dialogamos no sólo de pintura, sino también de la fuerte convicción que necesitan muchas mujeres a la hora de dedicarse de lleno a eso que las hace felices y que las realiza plenamente. La historia de esta mujer artista, es la historia de muchas otras, que por su perseverancia se mantienen dentro del camino de la expresión". 

Por Camila Reveco
Periodista cultural con especialidad en artes plásticas
camilareveco.mza@gmail.com
Argentina


“Mi taller está en Málaga, España. Es un taller no demasiado grande pero cómodo para pintar ya que está en mi propia casa. Allí tengo todo lo que necesito para poder trabajar a gusto. Sí…., tenía facilidad para dibujar desde chica, pero sobre todo para imaginar...No. No había artistas en la familia”, así comienza el diálogo con la artista plástica española Esther Gomez Urdiales, nacida en la ciudad de Málaga en el mes de abril del año 1970.
“Me gusta la paz del campo y adoro mi tierra... esta es una ciudad muy completa. El lugar donde vivo no es que me inspire especialmente, pero la paz e introspección que me proporciona me ayuda a ahondar en mi evolución artística”, agrega después.
La pastelista Esther Gomez Urdiales divide su tiempo entre la familia y el arte. Tiene tres hijos de quince, veintiún y veintinco años, pero además se encarga de sus animales, cuatro perros y tres gallinas. Su casa-taller está ubicada en el campo, pero no muy alejada de la ciudad porque todos los días de la semana lleva a su hijo más chico hasta el instituto.
Cuenta además que hace retratos por encargo, y que en el tiempo que puede, retrata a familiares por el placer simple de hacerlo: “Demoro más o menos dos o tres días por dibujo. Pero depende de los detalles que tenga que hacer”, explica y agrega: “Soy autodidacta aunque he realizado un par de cursos intensivos, y he expuesto en muestras colectivas... de manera individual aún no”.



“Tus hijos, -le pregunto- ¿qué piensan sobre tu actividad como artista? ¿Se sienten orgullosos de la mamá? Me responde: “No. Me siento completamente sola en este camino. Ellos preferirían que trabajara en algo que nos reportara más dinero... ellos no tienen nada que ver con el mundo artístico. Lo que pasa es que soy muy cabezota y sé que tengo un camino largo de evolución artística, pero es un camino que yo veo”. “Claro, -comento- tienes potencial. No puedes dejarlo a un lado.” Se apura en tipear para contestarme y me explica: "Eso no. Prefiero morir de hambre que dejar el arte a un lado. El dinero es necesario pero no es el que mueve el motor de mi vida”.
Con féminas como Esther, el mito del "sexo débil" parece quedarse sin piso. Al rato, le digo que han sido muchas las mujeres talentosas que por diversas circunstancias de la vida, dejaron guardado todo su potencial sin volver a expresarse artísticamente; y otras que quizás se fueron amoldando, de a poco, a ciertos requisitos y exigencias que le inculcaron de chicas... Entonces pasa a contarme: “Yo pase por una depresión luego de divorciarme (hace seis años). Quería morirme. Estuve casi tres años sin agarrar un lápiz. Pero vi que tenía que salir de algún modo, así que sin ganas me obligué a dibujar... Al principio no me salían cosas muy buenas, pero me daba cuenta de que al menos en ese rato dejaba de pensar en mi ex marido. Y dejó de importarme el resultado... poco a poco fui mejorando. Gran parte de mi recuperación se la debo al arte”. 

“Forjarán mi destino, las piedras del camino”

Esther Gomez Urdiales ha sorteado toda una serie de obstáculos para dedicarse a pintar de manera profesional. Hoy da clases grupales y dice que se la conoce más afuera de Málaga que en su propia ciudad ("nadie es profeta en su tierra..."). Ahora justamente es esa su asignatura pendiente, y por eso tiene varios proyectos que quiere concretar.
¿Cómo cuáles?: “Cursos intensivos, exposiciones colectivas, Masterclass con entrada libre, participar más concursos -porque no lo hago muy seguido-... y también quiero crear una escuela de pastel”, concluye. 
Acá, la entrevista con una pintora que hace oídos sordos a las presiones y convenciones sociales; y su excelente trabajo.



-¿De qué se trata ese proyecto tan ambicioso de crear una escuela de pastel en Málaga? 
-Así es. Va a llevar tiempo ya que económicamente no me es posible ahora. Tengo que hacer primero una labor de fondo muy grande para contar con el apoyo de ciertos patrocinadores. Mi idea es que sea un establecimiento de material de pastel con talleres… entre otras cosas.
-¿Qué desafíos representa usar el pastel?
-Pues, hay que que tener una buena base de dibujo para el trabajo que yo realizo, y buena base del volumen. Un buen cuadro descansa sobre un buen dibujo.
- ¿Por qué elegiste esta técnica? 
-Me decidí por el pastel por falta de tiempo...Tengo hijos y también animales de los que ocuparme. El pastel es más cómodo. No hay que limpiar pinceles, ni paletas y tampoco hay tiempos de secado. Aparte el pastel me permite trabajar más rápido porque los colores están en la mayoría hechos. Otra cualidad es la pureza de su pigmento y los efectos tan impresionantes de su aplicación de color, también los esfumados. Pero lo mejor es que puedo trabajar sin esperar secados de una capa a otra.


-¿De qué se trata el Colectivo Arte Mujer (C.A.M.) del que formas parte?
-Somos mujeres artistas, unidas para exponer y recorrer España con nuestra obra. Hay varias técnicas dentro del grupo. Las conozco a todas ellas gracias a las andaduras del arte que permite siempre hacer buenas amistades. Somos por el momento siete activas y dos más se incorporarán en un par de meses. En noviembre haremos en Castellón nuestra primera exposición y vamos a llevar trabajos hechos especialmente para esa presentación. Queremos más adelante, exponer no sólo en Málaga, sino también en cada una de las provincias de las que somos parte. De momento no puedo revelar más planes.


-¿Crees que existe un arte "femenino"? 
- Si. La mujer tiene una percepción diferente a la del hombre y también procesa de forma distinta la información que le llega. Esto es producto de sus vivencias, responsabilidades y sentimientos. Somos y sentimos diferente al hombre y eso se trasmuta en el resultado.


-Son muy pocas las mujeres que pintan en relación a la cantidad de hombres ¿Por qué será?
-Creo que el motivo de que haya menos mujeres conocidas que pintan es porque nosotras tenemos más responsabilidades familiares que nos impiden dedicarnos en cuerpo y alma a la pintura. Si tenemos hijos, padres o nietos a los que cuidar… ellos pasan a ocupar en nuestros corazones un espacio muy grande -y nos sentimos responsables de ellos-. Nos sentimos culpables si les quitamos tiempo para nuestra pintura.
-¿Será un mandato de la educación?
-Quizás. Las mujeres tenemos un sentimiento profundo de responsabilidad por las vidas que traemos al mundo, como también por las vidas que nos trajeron a este mundo. Es una generosidad que nos nace, intrínseca de nuestro género. Damos la vida y a la vez damos nuestra vida. 
- Fue una mujer, la pintora veneciana Rosalba Carriera, la verdadera pionera en el uso del pastel y una de las pocas mujeres que en su época consiguió fama artística ¿Cómo te la imaginas?
-Me la imagino como una mujer sensible y humilde de corazón. Entregada plenamente a su trabajo, el cual le dio grandes satisfacciones, pero a la vez la llevó en el amor por caminos complicados. Por eso terminó su vida sin realizarse como madre y mujer. Aparte de ir perdiendo la vista gradualmente… por lo que me imagino que terminaría triste y sola.


-Aunque él mismo no se definía como pintor, sino como ingeniero y arquitecto, Leonardo Da Vinci, fue uno de los primeros (en 1495) en mezclar pastel o carboncillo con tinta en sus bocetos y apuntes sobre anatomía, caricaturas y retratos… 
-Leonardo Da Vinci me parece un verdadero genio. Y creo además que contó con ayuda de seres de otras dimensiones.
-En 1789, en la Francia de la Revolución francesa, se prohibió el arte con colores pastel, -considerado el arte de la nobleza-. Pero en 1885 los pastelistas reaccionaron y crearon la “Société des Pastellistes” ¿Qué te genera ese momento histórico? 
-No sé mucho de esa época... pero me parece terrible que se prohibiera y genial que luego se unieran los pastelistas para hacerse más fuertes.
-¿Cuál te parece que es la situación de la pintura realista en España?
-El realismo está volviendo a tener el lugar que se merece. Yo no estoy en contra de otro tipo de pintura, pero hasta hace un tiempo al realismo se consideraba arcaico y prehistórico. Había un rechazo explícito hacia los pintores realistas.
-¿Por qué?
-Sinceramente creo que es porque los realistas son “peligrosos” para todas aquellas tendencias absurdas que se pusieron de moda; tendencias que lo único que pretenden es hacer un negocio licito -pero indecente- para poder blanquear grandes cantidades de dinero y fugas de capitales astronómicas amparadas bajo la ley de que en el arte “todo vale”.
-¿Qué pastelistas admiras?
-Me gusta Degas, Jean François, Jean-Étienne Liotard, Chardin, Maurice Quentin de La Tour, Bertha Morisot, Mary Cassatt, George Clausen... Hay muchos que admiro. De los contemporáneos me gusta Aurelio Rodríguez, Rubén Belloso, Vicente Romero... Y estoy descubriendo cada día más gente que hace pastel de maravilla. 
-Por último ¿piensas mucho en la composición de tus obras? ¿Qué lugar ocupa la intuición?
-Cuando hago retrato me guío más por la intuición, es algo que no tengo que pensar. Me sale solo. Pero con el paisaje pienso mucho más en la composición, en el equilibrio, en la atmósfera y en la luz.

La artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario