Redes

sábado, 25 de marzo de 2017

¿Por qué la mayoría odia a Marta Minujín?



En su edición de hoy, el diario Infobae, publica una amplia entrevista a Marta Minujín, la artista más mediática de la Argentina.
Si bien (y como siempre) el diario es complaciente y halagador, contrasta con los comentarios de sus lectores.


¿Por qué no se quiere a esta diva? Cosa rara porque estos personajes deberían monopolizar un fervor casi incondicional. Es lo que pasa casi siempre con las estrellas que han llegado a un umbral muy alto de popularidad, pero a Marta Minujín la mayoría la detesta. Y esto se hace manifiesto por razones políticas, económicas, ideológicas y, por último, artísticas.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Las obras maestras sin sus protagonistas



José Manuel Ballester, el español que vacía las obras maestras de la pintura. Quitando a todas las figuras humanas logra un efecto inquietante.


Las pinturas de El Bosco, El Greco, Goya, Velázquez -entre otros- son "victima" del fotógrafo José Manuel Ballester. Este se “apropia” de los espacios representados en una selección de pinturas, vaciándolos de la presencia humana y generando con ello nuevas narrativas. 



miércoles, 1 de marzo de 2017

Las ocho razones que hacen posible el Arte Contemporáneo



El arte contemporáneo funciona como un eficiente engranaje que incluye o excluye según decisión del stabliments. Cada pieza cumple un rol determinado pero con un solo objetivo: dinero.  Su interior está motorizado por un relato que tiene como fin la transacción comercial en valores escandalosos e injustificados. Si no hay suficientes “jóvenes emergentes” incluyen a artistas ya desaparecidos o que su obra aún no haya ingresado a los museos, espacio que algunas veces protege al arte de la rapacidad especulativa.


Por Rubén Reveco
Licenciado en Artes Plásticas

Las artes plásticas (perdón: artes visuales) ya no son lo de antes, cuando el artista (pintor, dibujante, grabador y escultor) trabajaba en la soledad de su taller sin más perspectiva y esperanza que la calidad de su trabajo se imponga a la indiferencia siempre inculta.
Ahora las cosas han cambiado, el artista (o el que quiera ser artista) ya no está solo en el maravilloso pero también ingrato mundo de la creación. Existe todo un dispositivo presto ha determinar cuál es el camino que debe seguir para que no dude; y este camino siempre lleva a un solo lugar: la comercialización. 
Existe a nivel mundial artistas, curadores, museos, bienales, críticos, mercado, subastas, auspicio, promoción... todo determinado por una compleja estructura y una competitividad sólo comparable a la de Wall Street.