Redes

miércoles, 17 de mayo de 2017

El descendimiento de Cristo, de Virginio Arias

"El descendimiento de Cristo" es obra del escultor chileno Virginio Arias y fue realizada en 1887, hace 130 años.

Ahora que los escultores amontonan escombros y pretenden que eso sea una obra de arte -y lo que es peor- son premiados, yo recuerdo con nostalgia este conjunto escultórico que formó parte de mi vida estudiantil y que dibujé in situ una y otra vez.

Por Rubén Reveco - Licenciado en Artes Plásticas

El arte de la escultura es otra víctima del arte contemporáneo. A mediado de los años ´80 del siglo XX se empezó a premiar un rejunte de objetos realizados con desechos: latas oxidadas, hierros retorcidos, maderas podridas, neumáticos y cualquier otra materia prima que sea lo contrario a un material noble. El más odiado por los nuevos artistas fue el mármol, quizá por ser una piedra que exige grandes desafíos y que sólo unos pocos la pueden dominar.
"El descendimiento de Cristo", de Virginio Arias, en el Museo de Bellas Artes de Santiago de Chile es el mejor ejemplo de una obra de calidad inalcanzable para el 99% de los artistas. Es la escultura del siglo XIX realizada en mármol quizá más importante de Latioamérica.
Yo solía pedir permiso ante las autoridades del museo para dibujarla y con mi mujer en ferias artesanales vendíamos las reproducciones. Cuando nos quedábamos sin láminas, otra vez volvía al museo... De esa forma -día a día- fui admirándola y sobre todo reconociendo la genialidad de su creador.   


Con esta escultura Virginio Arias obtuvo en 1887, su tercera medalla de oro en el Salón de París. Es un trabajo que lo hizo famoso en todo el mundo. Representa el instante en que Cristo yaciente, recién descolgado de la cruz, es sostenido por dos personajes y atrás, su madre, la Virgen, lo atiende con esmero. A sus pies, María Magdalena, aferrada a ellos, denota un gesto de gran devoción. Esta excepcional escultura fue comprada por el gobierno chileno. 
Excepcional no porque haya sido la única, sino porque nunca más se lograría semejante excelencia en este rincón del mundo.

"El descendimiento de la cruz" de Virginio Arias marcó la consagración definitiva del autor que ganó la tercera medalla de oro en el Salón de París tras una preparación que demandó años de intenso trabajo. Arias plantea una temática religiosa dentro de parámetros que enfatizan la expresividad de cada una de las figuras. El Cristo adolorido, el sentimiento de profundo dolor de la madre y una Magdalena desnuda y sensual que recoge los pies.
El tratamiento de los volúmenes, escorzos y pliegues favorecen el enmarcamiento de la figura central al mismo tiempo que equilibran y dan fuerza a la composición (Fuente).



La fotografía corresponde a 1920 y pertenece al Museo Histórico Nacional. Han colocado un telón negro de fondo.

El rostro de María representa el dolor de una mujer adulta. Muy diferente a la virgen adolescente esculpida por Miguel Angel en el Renacimiento.

El artista.

La obra representa el descendimiento que se le hace a Jesús después de su muerte en la cruz. Quienes los sostienen son María, Magdalena, Nicodemo y José. Tanto Jesús como Nicodemo y María Magdalena aparecen desnudos.


Virginio Arias Cruz

3 comentarios:

  1. muy interesante tu post. No he tenido el placer de ir al museo aun. Espero poder ir en algun momento y disfrutarla en vivo y en directo

    ResponderEliminar
  2. Es casi una verguenza para Chile que haya tenido que ser desde el extranjero que se destaque esta gran obra. Obviamente todavía no sabemos apreciar lo que tenemos.

    ResponderEliminar
  3. Sucede que no todos están dispuesto a trabajar un año en una escultura y menos fracasar. El mármol es un material muy difícil. Sólo para genios y genios hay muy pocos.

    ResponderEliminar