Redes

lunes, 18 de diciembre de 2017

Neuquén Contemporáneo 2017 - Sólo quedan huellas

El evento se inauguró en la ciudad de Neuquén, Argentina, el 15 de diciembre.


Esta tercera edición tuvo como tema rector el término “HUELLAS”. La intención era que las propuestas (obras) "den cuenta de la diversidad de perspectivas productivas, sociales y artísticas de la región". La consigna de esta edición me parece que no fue del todo asimilada. En las anteriores (Confluencia y Energía) los artistas expresaron mejor el tema convocante.

Por Rubén Reveco - Licenciado en Artes Plásticas


Habla o calla para siempre
Tenía mis dudas, es duro el oficio del crítico.¿Valía seguir ganándome enemigos? Después de pensarlo unos minutos decidí que sí; no puedo evitar mi proceso de autodestrucción. 
En las dos anteriores ediciones he escrito en extenso sobre el llamado "Arte Contemporáneo", la tarea que desarrollan los funcionarios en su difusión y el papel del todopoderoso curador, esa figura creada por decreto en las oficinas del stablishment. 
En esta oportunidad, de un modo mucho más breve pero igual de contundente, me voy a referir a los artistas.


¿Qué cualidades tiene un artista?
Ustedes que son de la vieja escuela dirán que es una persona con condiciones para realizar obras de un modo inigualable.
Es cierto, pero un artista por sobre toda condición es una persona con dignidad. Superada la etapa de aprendizaje (cuando se somete al dictado del profesor) nada ni nadie le dirá cómo ni qué debe hacer. Podrá fracasar o tener éxito, vender o morirse de hambre pero nunca se someterá a imposiciones de algo o alguien. Es un trabajador solitario y que asume todo los riesgos de su oficio o profesión. Ese es el artista.

La grieta
Hace cien años se inventó el arte abstracto y nada volvió a ser como antes. La rivalidad entre figurativos y abstractos duró por muchos tiempo hasta que apareció alguien que nadie había invitado a la fiesta: el no-artista. Era un enemigo en común. No pintaba, no esculpía, no dibujaba, no grababa. Nada sabía de composición, armonía, equilibrio, color, volumen, etc. No estaba preocupado de comprar óleo de buena calidad, ni tampoco por hacer sus propias telas y bastidores. No hacía arte pero quería ser artista.
Todo empezó -más o menos- hace 40 años cuando desenterraron a Marcel Duchamp y las cosas cambiaron de un modo muy peligroso. De ahí en más aparecieron "artistas" por todos lados. Y ya se sabe, cuando hay mucha oferta el valor del producto baja. Y desde hace 40 años venimos en baja.

El nuevo artista
Los artistas de hoy en nada se parecen a los de antaño. Ellos ya no usan el pelo largo ni se dejan barba y ellas no visten esos raros vestidos hippies. Los de ahora parecen más bien funcionarios públicos: Todos vestidos de negro o de blanco. 
Pero por sobre todo son cura-dependientes. Le rinden pleitesía al curador, al que ven como un ser superior; muy superior a ellos. 

-¿Le parece que lo haga así?- pregunta, con tono lastimero, el supuesto artista. 
-Yo le sugiero que realice estos cambios- contesta, desde lo alto, el supuesto experto.

Si algo ha logrado el arte contemporáneo es enquistar a un montón de parásitos que han hecho que el artista pierda prestigio y pase a ser una marioneta del burócrata de turno. No tengo nada personal con Fernando Farina (curador del "Neuquén Contemporáneo Huellas"). Ha sabido, como varios otros,  acomodarse en el ambiente cultural snob, donde nada se hace si no se le pregunta a ellos primero.

¿Se imaginan ustedes...? 
Que triste es escucharlos compartir felices todo lo que aprendieron con el intercambio de ideas entre el curador (en este caso Farina) y el artista (en este caso 119 participantes de Neuquén y Río Negro). "Ha sido un ida y vuelta muy enriquecedor" se escucha por los salones del MNBA.
¿Se imaginan ustedes a Pablo Picasso sometido a los caprichos de un piñufla, de un aparecido...? Siento vergüenza ajena por un montón de gente buena, amigos, artistas plásticos talentosos (algunos) que han tenido que humillarse con tal de participar -como dicen por ahí- del "evento cultural más importante de la Patagonia".
Eso no es un artista. Un artista es alguien muy orgulloso, casi pedante. Que muchas veces se siente superior porque se ve haciendo algo que muy pocos realizan y que nadie está en condiciones de decirle cómo debe hacer.
Pero el asunto se ha degradado a tal extremo que en un futuro cercano, el artista (tal y como lo conocíamos) habrá dejado de existir para convertirse en un eslabón más de la burocracia estatal. Se habrá hecho realidad la predica de muchos: "no hay belleza, no hay talento, no hay arte, no hay artistas". Sólo quedan huellas.


Ella.

Lo mejor

Obvio que hay propuestas interesantes y originales. No todo es malo en el arte contemporáneo. En esta ocasión, al menos, no hubo conflictos entre el curador y los artistas, como ocurrió hace dos años con Rodrigo Alonso, un hombre que parecía tener muchas más ínfulas que Farina, pero menos capacidad.


Museo Nacional de Bellas Artes

"Alamo" de Elisabeth Verdugo. Es de Cipolletti y estaba feliz. Es muy simpática y trajo manzanas y cerezas. (MNBA) Buena y laboriosa idea.

Siempre he sospechado que los artistas elegidos para exponer en el Museo Nacional de Bellas Artes son privilegiados. Es el lugar más fashion, donde todos quieren estar y no todos pueden llegar. Había algunos objetos en el piso, con el correspondiente cartelito identificatorio en la pared, a varios metros de distancia y costaba saber de quién era...

"Excluidas" de Silvana Solari, también de Cipolletti. Un testimonio dramático de mujeres asesinadas y desaparecidas (MNBA)

"Territorios insurgentes", de Marimé Martínez y Germán Curihuinca. El mejor ejemplo de fracking. (MNBA)

"Soledades", de Dario Mastrosimone. 
No sé qué hace una pintura tradicional. Un paisaje a la espátula muy bonito. Siempre me sorprenden con algo los contemporáneos. (MNBA)


"Vaca tuerta", de Ignacio Iturrioz y José Raffo.
Un gran esfuerzo de arte chatarra. (MNBA)

"Metáfora de la vida", de Susana Comezaña. Muy delicada instalación. Quizá  influenciada por Ai Weiwei, el instalador de moda. (MNBA)


Museo Gregorio Alvarez

"En la pared", de Roberto Queijo. Muy logradas sus fotografías intervenidas. Me recordó el Cuarto Amarillo de Vincent van Gogh (MGA)

En el Museo Gregorio Álvarez está expuesto lo más conceptual. Donde tenemos la obligación de pararnos a pensar ante la obra. Algo que es peligroso ya que cualquiera puede pensar cualquier cosa.

"Evocación y materia" video de Julieta Anauy. En esta oportunidad tuvo un espacio propio. Buena producción sólo que no encontré las huellas. (MGA)

"Un árbol es tiempo devenido visible", video de Cecilia Inés Gaviola. (MGA)

Pinturas de Ana Lucero Gaia. Tienen un aire de ilustraciones del Cretácico. (MBA) 

Sala de arte Emilio Saraco

Obra de Carlos Juárez. Lo que hace es prolijito, pero creo que debería sorprendernos con algo diferente. Hay artistas que se repiten tanto que mecanizan su producción. (Sala Saraco)

La Sala Emilio Saraco sigue siendo mi espacio preferido. En 1902 se inauguró como depósito para correspondencia y encomiendas. Ese galpón si que está lleno de huellas. Se dice que hay un fantasma que merodea esperando la carta de amor que nunca llegó. Que por la noche se sienten llantos... Mmmm

"La herramienta del aprendíz" de Willy Morelli. 
Simple, sintético, sugerente. Bien por Willy. (Sala Saraco)

"Todos pasamos por el toldo", de Diana De Errati. (Sala Saraco)
A muchas obras les faltó un texto curatorial. El curador, mejor que nadie, sabe que deben explicar de qué trata la propuesta.

Paraje Confluencia

"Fraking papper #9" de Stella Provecho y Florencia Pomponio. Empapelado con ilustración y montaje fotográfico.
 En este caso nunca supe si el sillón es parte de la obra. (Paraje Confluencia)

Los artistas que expusieron en el Paraje Confluencia no sé si los castigaron o los premiaron. Con esta idea tan audaz de hacer interactuar el pasado con el presente está todo mezclado y no es fácil diferenciar entre la maqueta de la Casa Gris, un retrato de un prócer, la Torre Talero o una obra creada para el magno evento. Como en la vida, no es fácil saber quién es quién. 


"Las bárbaras: adolescentes, mujeres y mapuche", de Andea Laura Arcuri. 
Otra buena pintura. Llega el arte al Neuquén Contemporáneo. (Paraje Confluencia)

"Recuerdos" de Mauro González.
Siempre ha sido un buen dibujante. (Paraje Confluencia)


Conclusión:
Recientes estudios de preferencia artística realizados en Estados Unidos, determinaron que el 97% de los entrevistados se dedicaban exclusivamente a realizar una actividad relacionada con las artes plásticas tradicionales, es decir: dibujo, pintura, grabado o escultura.
En el Neuquén Contemporáneo nunca había visto tanta pintura y dibujo como en esta oportunidad, lo que podría significar que el arte sigue siendo el de siempre. Se ve la luz al final del túnel.


Fotos de la inauguración
(Cedidas gentilmente por el MNBA)

Participaron 80 mujeres y 39 varones. ¡Bien por la chicas!














Ver también:


Parte 12 y 3


(Entre abril y mayo de este año propuse varias ideas para contribuir al magno evento. No tuve suerte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario