Redes

sábado, 14 de julio de 2018

¿Por qué dicen en Chile que el arte se fue a la cresta?

"Las piedras parlantes". En el interior de esta ¿instalación? mostrada en la Galería de Arte Contemporáneo Gabriela Mistral hay un parlante oculto con una grabación que se lamenta que la naturaleza se va quedando muy sola producto de la depredación humana. Conmovedor.

En Chile la "cresta" no es un buen lugar, tampoco está claro si es un lugar. No es la cresta de la ola, por ejemplo, ni la cresta de la montaña; ni la cresta del gallo... nada de eso. "Mandar a la cresta" es una expresión de deseo que aduce más a una condena que a un espacio indeterminadamente lejano. 
Entonces decir que "el arte se fue a la cresta" significa que las artes plásticas han sido condenadas a ese degradante camino que el arte contemporáneo -con toda su parafernalia- a dictado como lo adecuado, justo y consustanciado al Sistema.
Una cosa es segura: la cresta no es un buen lugar para la felicidad.

Por Rubén Reveco - Licenciado en Artes Plásticas

Hace tres meses que estoy en Santiago de Chile visitando museos y galerías. Poniéndome al día después de una ausencia de casi tres décadas. Mucho tiempo.
Después de mirar, observar, admirar, horrorizarme, enojarme, alegrarme, escuchar y escucharme a modo de advertencia un amigo me dijo: "Por acá las lucas se van pa´ puras weabadas". Eso quiere decir en castellano académico que el presupuesto de cultura de las instituciones de gobierno (Nacional o municipal) se destinan preferentemente a manifestaciones relacionadas para lo que se llama Arte Contemporáneo.




Y de a poco fui confirmando que es así y más: espacios urbanos, bibliotecas, museos y galerías promocionan y difunden a estos eventos variopintos que casi nadie entiende como manifestación artística y menos pueden disfrutar como tal.


Columnas de la Biblioteca Nacional intervenidas con salvavidas. 

Todos los países termundistas que tienen pretensiones de ricos y que siempre han estado atentos a lo que hacen en Europa y Estados Unidos para mal imitar, destinan sus escasos recursos a financiar a supuestos artistas que aún no han resuelto la tabla básica del dos.
Sería injusto afirmar que los dibujantes, pintores, escultores y grabadores no tienen su espacio para exhibir. Lo tienen. Pero estos son de orden secundario. Ofrecidos por las municipalidades, muchas veces inadecuados para mostrar dignamente, con poca promoción y nula difusión periodística. Aquí, como en Argentina y resto de Latinoamérica la niña bonita y mimada sigue siendo el Arte Contemporáneo. Por más que para la casi totalidad de la población sea un esfuerzo fatuo, inútil e intrascendente.

Esa fascinación de amontonar piedras. Centro Nacional de Arte Contemporáneo (Cerrillos).

GAM. Centro Cultural Gabriela Mistral.

Museo de Artes Visuales (MAVI), otro lugar muy exclusivo para la experimentación de artistas emergentes, según cierto punto de vista.

Centro Cultural La Moneda, esa costumbre de colgar cosas del techo.

En el mismo edificio del MNBA, funciona en MAC (Museo de Arte Contemporáneo). Originalmente fue la Facultad de Arte de la Universidad de Chile.

 (Agregado de última hora). No sabía de este otro MAC en Quinta Normal, también dependiente de la Facultad de Arte de la Universidad de Chile.

La prensa al servicio del sistema

Ya sabemos que todo esto no sería posible sin la complicidad de los medios de comunicación. Existe poca prensa especializada en temas culturales y lo poco que hay no duda en ser parte del espectáculo pos-cultural que no duda en marginar a artistas y negar difusión con tal de estar consustanciado con el stablishment.
Por su parte, la prensa no especializada considera que la importancia de todo esto reside –más que nada– en su capacidad de general escándalos, por los precios exorbitantes de sus productos o por el ridículo de sus manifestaciones. Lo que importa es la anécdota... importa el titular, la exposición al ridículo y para eso, el arte contemporáneo es garantía de espectáculo.
Además, la prensa no quiere ser marginada. En parte por temor a ser acusados de falta de visión, de ser miopes ante la supuesta obra de vanguardia que romperá barreras. Nadie quiere ser visto como el público de París que chifló "La consagración de la primavera", o el crítico que desdeñó las telas de Van Gogh. El resultado de ese temor es que hoy todo se aplaude, no hay criterios de valoración y hasta lo más banal es llamado genial.



La Panera es una publicación de distribución gratuíta. Obvio que destina muchas de sus 50 páginas a las performance, land art, instalaciones, fotografía, conceptualismo, etc, etc. Su directora es dueña de una galería que muestra casi de un modo exclusivo arte contemporáneo.

Otro difusor de moda es Federico Sánchez. Un señor aparentemente simpático que se esfuerza en mostrarnos por televisión y radio lo maravilloso que es el arte contemporáneo en todas sus facetas.

La belleza también se fue a la cresta

"Belleza", esa mala palabra también ha sido una de las más perjudicadas. Y es comprensible: hacer algo bello requiere talento y esfuerzo. Y ninguno -funcionario, político, director de museo y galería, periodista, crítico y supuesto artista- está dispuesto en poner en evidencia al talento tan necesario para la creación artística. 
El arte seguirá en la cresta al menos que los propios artistas reaccionen y salgan a rescatarlo de ese lugar tan feo y lejano del pueblo al que ha sido relegado.



Ver también:







16 comentarios:

  1. Snov...dos piedras. ..y un nombre rimbombante. ..tan tan!!

    ResponderEliminar
  2. muy acertivo, creer que pntar una pistola de plastico roja y pegarla en una tela NO ES ARTE me inclino por decir que es hamparte como dice por ahi AntonioGarcia Villarán

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente el arte,en Chile, está realizado por gente apitutada (siempre los mismos) y no permiten la difusion de verdaderos artistas merecedores de una difucion que no llega por visiones acotadas de una elit egemonica

    ResponderEliminar
  4. uf! cuanta agotadora ignorancia se lee en este caminar, será por el tono ausencia in-fértil de muchos años que se lees; tal vez no le agrade el concepto de "Arte Contemporáneo" y quizás siga soñando con musas y genios de talento, afortunadamente fenecidos ya; que sienta que la decimonónica "Belleza" es lo suyo y que los demás incapaces, no puedan apreciar tamaña sensibilidad, esa la suya pero de ahí a ¡descalificar la obra de Ai Wei Wei!. Notable punto qué cómo buen 'Licenciado' se supone debería conocer al menos de nombre a este artista y diciendo que hay mochilas en los pilares de nuestro Archivo Nacional, alterando la verdad de la obra, esa que nos cuenta que son salvavidas usados por migrantes desesperados, muertos en vida que intentaban cruzar el mediterráneo con éxito o sin el y la tragedia que hay en y tras ellos. Decir que hay un afán de malgastar los recursos cuando no sabe ni la mitad de lo que afirma además de la imagen que nos comparte ¿donde están las fuentes primarias y secundarias?, para dar sustento a sus aseveraciones, para fundamentar las conclusiones de despilfarro o esa "costumbre de colgar cosas". Ante tanta pretensión tercermundista de su parte, le pregunto señor Licenciado en Artes Plásticas ¿dónde esta su obra para que podamos validar el 'cresterio' de lo escribió?, cordialmente Jacinta fp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpen pero.."cresterio", "decimonónica", son palabras que la gente tonta usa para parecer importante...no es que la acuse de nada por el estilo...mmm.. ¿estoy despedido? ........ya en serio, cierto es que no es una critica muy profunda...pero esas mismas palabras como "genio" y "talento" siguen siendo explotadas por el arte contemporaneo (no-objetual, relacional, performatico, etc) tal vez no siempre de forma explicitas pero aun así, y sobre todo desde la maquinaria de difusión que se encarga de marketinizar a estos artistas..el arte contemporaneo, hablando en general, fue engullido hace mucho por el "mercado" del que tanto dice renegar..y eso es innegable, le paso al arte "bello", le paso a la "vanguardia" y le paso al "arte contemporáneo".Cuando un artista logra cierto grado de legitimación ya cualquier cosa que haga puede ser arte y si se trata de cosas que se puedan resolver en cinco minutos, mucho mejor; hoy, mas que nunca, se necesita lavar guita y rápido. Aunque pueda existir arte de ese tipo y con sustancia, la mayoría son farsantes, sobre todo cuando son vendidas, siendo que mucho de su fundamento se basa en que son anti capitalista, anti-consumo, etc.... que se yo, si nos remontamos a sus orígenes, la pintura casi que desde sus inicios fue un objeto vendible (luego su precio fue groseramente exagerado, por los agentes de siempre) pero cosas como el arte relacional, que supuesta-mente es anti-sistema ...resulta que luego se venden fotos y los objetos usados, o el arte "conceptual que se vende"..eso huele mal por donde lo mires..a modo de anécdota, todos los finales de la materia "artes combinadas" que tuve, los resolví en 5 minutos (lo que me llevo escribir una carilla a modo de fundamentacion),,,si uno entiende lo que espera el publico "contemp", aunque no se crea en ello,se puede llegar a ser un gran artista de su gusto, solo hace falta hablarles con las palabritas que le gustan (y estar apoyado por, sabemos, que personajes).....por cierto el arte contemporáneo , aun entendiendo ese calificativo como algo mas que un mero indicativo de "lo que se hace ahora", incluye a la pintura. No pensaba aclararlo, porque es evidente al tipo de obras al que se refieren vos y el del la nota, pero hay que decirlo.

      Eliminar
    2. Jacinta, ya cambié "mochilas" por "salvavidas". Muchas gracias por tu participación.

      Eliminar
    3. Por más "conciencia" que haya detrás de colgar salvavidas en pilares es absurdo poner estas intervenciones al mismo nivel de talento y trabajo de las bellas artes. Yo no puedo sentir otra cosa más que admiración y asombro al ver cómo un buen pintor juega con la luz a la perfección en un cuadro haciendo que la atmósfera de éste te absorba, cómo un escultor logra a punta de cincel reproducir formas humanas, animales o de fantasía con un detalle exquisito, y cómo además les otorga movimiento propio. No puedo dejar de admirar el increíble talento de ilustradores, músicos, escritores, diseñadores, fotógrafos, etc. Que dotan a su obra de un toque personal y una tremenda belleza que (ojo) puede ser una belleza muy variada, tanto oscura y trágica como alegre y colorida. Nada de eso, nada, puede ser puesto en el mismo lugar que alguien que se le ocurre poner salvavidas en pilares y se consigue las lucas para que unas grúas lo hagan. De las mil veces que pasé por fuera del archivo nacional nunca entendí qué diablos era eso, nadie se hace más conciente de los problemas de los inmigrantes por ver eso. Esto no es ni talento, ni ser un héroe, ni una ayuda, ni un homenaje, ni siquiera es bonito, es sólo aprovecharse de un tema social delicado para justificar una instalación sin sentido, fea, que nadie entiende y que gasta recursos que podrían ser destinados a verdaderos artistas.

      Eliminar
    4. Bueno sí, habría que preguntar quién compró esos ¿300? salvavidas. Si los hizo el interventor no hay problema, pero si fue el Estado chileno la cosa se complica un poco más. Voy a investigar.

      Eliminar
    5. ¿Ya cambié mochilas por salvavidas? ¿Así de simple, sin dar una disculpa o reconocer la ignorancia? Además, no has cambiado nada. Y esa obra si, y te sería valioso si puedes descubrir su aporte como arte aquí y en muchas otras partes del mundo. Es un honor poder verla en nuestra ciudad. Y muchas gracias por la foto.

      Eliminar
    6. Lo que pasa es que lo que para algunos es un salvavidas para otros es una mochila. ¿Se entiende la idea?

      Eliminar
  5. En los 60 y 70 las artes visuales cambiaron su perspectiva, ya que los artistas quisieron hacer acciones que fueran en contra del stablishment y que el arte no fuera considerado mercancía. Hoy en el lenguaje del arte contemporáneo todo está permitido, pero no se ven vanguardias. Las bienales y galerías destinan su financiamiento a obras que son en su mayoría mas cercanas a la filosofía y a la sociología que a las artes plásticas (por eso se dice artes visuales). El concepto (y no la forma) es lo relevante ahora, nos guste o no. Creo que no hay que cerrarse a la posibilidad de comprender, de ampliar la mirada, abrirse a nuevos lenguajes y verlo (como dice Maturana), como un "legítimo otro". Me encantaría que el arte de hoy realmente fuera comprendido por la gente, que les llegara el mensaje, que disfrutaran de las obras. Pero no, hay un abismo entre público general y el arte hoy en día, y eso me da mucha pena.

    ResponderEliminar
  6. ¿Cuál sería la idea? ¿Volver a la pintura del siglo XIX? ¿Volver a, no sé, Rodin? En todas esas quejas contra el arte contemporáneo se encuentra implícita una idea de lo que debería ser el arte (según el autor de la prédica) y que ya no es. ¿Cómo debería ser el arte de este tiempo según Ud.? Lo pregunto en serio, sin afán de mofa ni de descalificar los argumentos que ha presentado hasta este momento. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente, una especie de Renacimiento del siglo XXI. El arte es cíclico.

      Eliminar
    2. ¿Quién dice que el arte es cíclico? ¿Por qué es cíclico y no líneal o poliédrico u orgánico? El arte es lo que es; no lo que quisiéramos que sea. Y sí: hay infinidad de obras mediocres, pero no es eso lo que importa.

      Eliminar