Redes

sábado, 7 de octubre de 2017

La influencia de los prerrafaelistas: John William Waterhouse


No sólo grandes pintores cayeron en el influjo mágico del prerrafaelismo surgido a mediados del siglo XIX, sino también incidió en la literatura, la música y el cine. 





John William Waterhouse

John William Waterhouse (Roma, 6 de abril de 1849-Londres, 10 de febrero de 1917) fue un pintor británico. Hijo de artistas, sus comienzos como pintor estuvieron influidos por el neoclasicismo victoriano. En la fase siguiente, se convierte en un pintor prerrafaelita. Más tarde estuvo atraído por el plenairismo de los impresionistas franceses. Si al principio de su carrera se dedicó a temas de la antigüedad clásica, más adelante abordó los literarios, siempre con un estilo suave y misterioso, imbuido de romanticismo, que permiten encuadrarlo dentro del simbolismo. Pintor famoso en vida, su fama decayó durante el siglo XX. Sin embargo, a fines de esta centuria se produjo una revaloralización de sus aportes a la historia de la pintura.
John William Waterhouse nació en Roma en 1849. Su padre, de nacionalidad inglesa, trabajaba allí como pintor. Fue apodado como Nino durante su infancia. En la década de 1850, regresó con su familia a Inglaterra, donde aprendió el italiano de su padre y lo ayuda en su taller. En 1870 ingresa en la Royal Academy Schools de Londres. Sus primeras obras son de temática clásica y fueron exhibidas en la Royal Academy, la Sociedad de Artistas Británicos y la Dudley Gallery.
Con 28 años viaja por el extranjero, teniendo especial predilección por Italia, y ello se vio fuertemente reflejado en sus obras, influenciado por la vida y costumbres italianas. Las creaciones de esta época son de temática de la historia antigua y el género clásico, similares a las del pintor Alma-Tadema. No obstante, también creó pinturas con ciertos aires orientales.
Desde 1880 expone anualmente sus cuadros en el Royal Academy y en The Academy. Entre los años 1885 y 1895 es nombrado socio y académico del Royal Academy.
En 1883, después de su matrimonio con Esther Kenworthy, Waterhouse se estableció en Primrose Hill Studios (primero en el número 3 y más tarde en el 6). También fueron ocupantes de Primrose Hill Studios los artistas Arthur Rackham y Patrick Caulfield.
En 1891 Waterhouse conoce una modelo, cuyo nombre se cree que fue Muriel Foster, quien comienza a posar para sus cuadros, los cuales más tarde serán célebres.
Waterhouse es patrocinado por Alexander Henderson, financiero, quien desde 1903 hasta su muerte le compra varias de sus pinturas.
John William Waterhouse fallece en Londres el 10 de febrero de 1917. (Wikipedia)


The Lady of Shallot (detalle)



La leyenda


 Ulises y las sirenas

La sirena

Boreas




Aylas y las ninfas

Pandora

Diógenes

In the peristyle

Its sweet doing nothing

The household gods

La esclava

 Narciso

Ofelia


Ofelia

La ninfa

Flora and the Zephyrs inspired


Circe envidiosa.




Video

Carlos A. Cuéllar Alejandro es doctor en Historia del Arte, licenciado en Geografía e Historia y trabaja como profesor de Historia del Cine en el Departamento de Historia del Arte de la Facultad de Geografía e Historia en la Universidad de Valencia. Autor de diversos libros sobre historia del cine y especialista en los géneros artísticos cómico y fantástico. El Prerrafaelismo es la clave neorromántica de la creación contemporánea. Conformado como base estética del Simbolismo y del Modernismo, el Prerrafaelismo sigue presente hoy en día en disciplinas tan dispares como la pintura, el cómic, la música y el audiovisual. Este ensayo aborda la naturaleza, evolución e influencias de la corriente prerrafaelista en todo el mundo desde su origen hasta la actualidad.


La influencia de los 
prerrafaelistas en el cine



ADEMAS: 





Loreena Mckennitt - The Lady of Shalott - Subtitulada



Próxima entrega 7 de noviembre

Lawrence Alma Tadema


2 comentarios:

  1. Muchas gracias por la mención, Rubén, y enhorabuena por tu blog :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía la pintura de La dama de Shallot pero no sabía que la había inspirado. Y la verdad es que la leyenda me fascinó. Un abrazo, Marga.

      Eliminar