Redes

sábado, 18 de noviembre de 2017

Una pareja contra la corriente

Por muchos años la musa y modelo de Lev Tchistosky fue su propia esposa.


Tengo especial simpatía por estos artistas que son matrimonio "para toda una vida". Tanto Lev Tchistovsky como Irene Klestova no se obnubilaron por los cambios artísticos de comienzo de siglo XX, se mantuvieron fieles a la academia. Tienen algo de anacrónico, es cierto. Pero hoy por hoy, esa tozuda permanencia en la belleza es lo que llama la atención y marca la diferencia.

Lev Tchistovsky

Lev Tchistovsky nació en 1902 en Pskov, Rusia y murió en Cenevieres, Francia en 1969. Dejó un incalculable legado en sus obras. Fue un pintor figurativo, centrado en temas pictóricos de desnudos.


Fue laureado en 1924 de la Academia de Bellas Artes de Leningrado con Savinsky y Eberling como sus profesores, luego, el 1925, abandonó la Unión Soviética, para irse a estudiar durante dos años en la Academia de Bellas Artes en Roma, donde conoció a Irene Klestova que también estaba estudiando allí. Ella se convirtió en su esposa hasta los últimos días de su vida.  Tchistovsky se mantuvo fuera de todas las corrientes pictóricas que aparecen en los años 20 siendo fiel al realismo clásico que por aquella época estaba en decadencia.



El historiador de arte Lukomski lo llamó una “auténtica resistencia de la pintura clásica”. Su obra y en especial sus desnudos pintados en acuarela de grandes formatos alcanzan una notable perfección técnica. Sus obras incluyen retratos de celebridades, desnudos, naturalezas muertas, escenas mitológicas, flores e iconos, estos últimos siendo su pasión. Para pintar las flores se inspiraba es su propio jardín y un invernadero donde plantó y cultivó orquídeas en su residencia de verano en Cenevieres en el sur de Francia.

Fue un eximio acuarelista. Murió en 1969.









Irene Klestova


Irene Klestova (1908-1989) nació en Saratov-Rusia, luego la familia del artista se mudó a Moscú. Aquí, en el estudio del famoso pintor paisajista Theodore Rerberg, Irene comenzó su educación artística. En 1925 ingresó en la Academia de Artes de Roma. En el mismo período, Irina conoció a su futuro esposo, el pintor Lev Tchistovsky. Klestova logró mantener una pintura académica muy nítida y que giró en torno a la flora. En 1926, la pareja se instaló en París, en el barrio de Montparnasse. Fueron amigos de André Breton y Tamara de Lempicka.
Su esposo también pintaba flores, pero nunca alcanzó el nivel de Irene.








No hay comentarios:

Publicar un comentario