Redes

martes, 24 de abril de 2018

Zinaida Serebriakova, otra pintora ignorada por la historia del arte

Es conocida por su preferencia por los temas populares y por la armonía, plasticidad y naturaleza generalizada de sus pinturas.

Zinaida Yevgenyevna Serebriakova (1884-1967) fue una pintora rusa. Pertenecía a la familia Benois, casi todos artistas. Su padre, Yevgeny Nikolayevich Lanceray, era un escultor muy conocido, y su madre tenía gran talento para el dibujo.

En 1900 se graduó de la secundaria y entró en la escuela de arte fundada por la princesa María Tenisheva. En 1902-1903 pasó un tiempo en Italia, y de 1905 a 1906 estudió en la Académie de la Grande Chaumière en París.
En 1905, se casó con su primo hermano, Boris Serebriakov, el hijo de la hermana de Evgenyi, y tomó su apellido. 

At the Dressing-Table (1909, Galería Tretyakov) - Autorretrato.

Años felices
Desde su juventud, Zinaida Serebriakova se esforzó por expresar su amor por el mundo y mostrar su belleza. Sus primeros trabajos, Country Girl (1906, Museo Ruso) y Orchard in Bloom (1908, colección privada), hablan con elocuencia de esta búsqueda y de su aguda conciencia de la belleza de la tierra rusa y su gente. Estas obras son estudios hechos de la naturaleza, y aunque era joven en ese momento, su extraordinario talento, confianza y audacia eran evidentes.
El amplio reconocimiento público se produjo con el autorretrato de Serebriakova At the Dressing-Table (1909, Galería Tretyakov), mostrado por primera vez en una gran exposición montada por la Unión de Artistas Rusos en 1910.
En 1914-1917, Zinaida Serebriakova estaba en su mejor momento. Durante estos años produjo una serie de imágenes sobre el tema de la vida rural rusa, el trabajo de los campesinos y el campo ruso que tanto le gustaba a su corazón: Campesinos (1914-1915, Museo Ruso), Sleeping Peasant Girl (colección privada).

Bleaching Cloth

La más importante de estas obras fue Bleaching Cloth (1917, Galería Tretyakov), que reveló el talento sorprendente de Zinaida Serebriakova como artista monumental. Las figuras de las mujeres campesinas, representadas contra el fondo del cielo, ganan majestuosidad y poder en virtud del horizonte bajo.
Cuando en 1916 Alexander Benois recibió el encargo de decorar la estación ferroviaria de Kazan en Moscú, invitó a Yevgeny Lanceray, Boris Kustodiev, Mstislav Dobuzhinsky y Zinaida Serebriakova a ayudarlo. Serebriakova asumió el tema del Oriente: India , Japón, Turquía y Siam están representados alegóricamente en la forma de mujeres hermosas. Al mismo tiempo, comenzó composiciones sobre temas de la mitología clásica, pero estos permanecieron inacabados.

House of Cards

Revolución
Al estallar la Revolución de Octubre en 1917, Serebriakova estaba en su propiedad familiar de Neskuchnoye, y de repente su vida entera cambió. En 1919, su esposo Boris murió de tifus contraído en las cárceles de los bolcheviques. Ella se quedó sin ningún ingreso, responsable de sus cuatro hijos y su madre enferma. Todas las reservas de Neskuchnoye habían sido saqueadas, por lo que la familia sufría de hambre. Ella tuvo que abandonar la pintura al óleo en favor de las técnicas menos costosas de carbón y lápiz. Este fue el momento de su pintura más trágica, House of Cards, que representa a sus cuatro niños huérfanos.
Ella no quería cambiar al estilo futurista popular en el arte de la época soviética temprana, ni pintar retratos de comisarios, pero encontró algunos trabajos en el Museo Arqueológico de Kharkov, donde hizo dibujos a lápiz de las exhibiciones. En diciembre de 1920 se mudó al departamento de su abuelo en Petrogrado. 
Después de la Revolución de Octubre, los habitantes de departamentos privados se vieron obligados a compartirlos con habitantes adicionales, pero Serebriakova tuvo suerte: fue acuartelada con artistas del Teatro de Arte de Moscú. Por lo tanto, el trabajo de Serebriakova durante este período se centra en la vida teatral. También en esta época, la hija de Serebriakova, Tatiana, ingresó en la academia de ballet, y Serebriakova creó una serie de pasteles en el Teatro Mariinsky .

París
En el otoño de 1924, Serebriakova fue a París, habiendo recibido una comisión por un gran mural decorativo. Al terminar este trabajo, tenía la intención de regresar a la Unión Soviética, donde permanecieron su madre y los cuatro hijos. Sin embargo, no pudo regresar, y aunque pudo llevar a sus hijos más pequeños, Alexandre y Catherine, a París en 1926 y 1928, respectivamente, no pudo hacer lo mismo con sus dos hijos mayores, Evgenyi y Tatiana, los que no pudo ver por muchos años.


En 1928 y 1930 viajó a África, visitando Marruecos. Estaba fascinada con los paisajes del norte de África y pintó las montañas del Atlas, así como con las mujeres árabes y los africanos con vestimenta étnica. Ella también pintó un ciclo dedicado a los pescadores bretones.
En 1947, Serebriakova finalmente tomó la ciudadanía francesa, y no fue hasta la Descongelación de Khruschev que el gobierno soviético le permitió reanudar el contacto con su familia en la Unión Soviética. En 1960, después de 36 años de separación forzada, su hija mayor, Tatiana (Tata), finalmente pudo visitarla. En este momento, Tatiana también trabajaba como artista, pintando paisajes para el Moscow Art Theatre.
Las obras de Zinaida Serebriakova finalmente se exhibieron en la Unión Soviética en 1966, en Moscú, Leningrado y Kiev, con gran aclamación. Sus álbumes se vendieron por millones, y ella fue comparada con Botticelli y Renoir. Sin embargo, aunque envió alrededor de 200 de sus obras para su exhibición en la Unión Soviética, la mayor parte de su trabajo permanece en Francia hoy.
Zinaida Serebriakova murió en París el 19 de septiembre de 1967, a la edad de 82 años. Está enterrada en París, en el cementerio ruso de Sainte-Geneviève-des-Bois .












En plena purga estalinista, Serebriakova se arriesga a pintar un desnudo. En la época sólo se permitía desnudos para mostrar a un desnudo maternal (connotando a la Madre Rusia o la Madre Soviética), una atleta (la URSS ya empezaba a utilizar el deporte como propaganda) o bien para fines étnicoso etnográficos.
Pero la pintora realiza el desnudo sensual de una chica con las mejillas sonrosadas (típico de los rostros de las mujeres del realismo socialista) y además mostrando un poco de vello púbico, algo que -incomprensiblemente- molestó a los censores de todo el mundo durante años.
Evidentemente, la propia Unión Soviética ya no tenía en gran estima a la artista y le dio la espalda tras la revolución de 1917 (hasta sufrió la incautación de todos los bienes y la detención de su marido, que murió en la cárcel), pero esto no impidió que ella continuara su obra, aún utilizando materiales pobres (como trozos de madera quemada y pigmentos caseros).
La modelo, Mademoiselle Nevedomskaya, fue representada muchas veces por la artista, y sale en otros desnudos igual de sensuales que este desnudo reclinado (Fuente).


La característica sobresaliente de sus retratos es amor por la belleza, ya sea en la naturaleza o en las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario